Vivir en la altura produce brazos más cortos

Vivir en la altura produce brazos más cortos. Crecer a una altura extrema obliga al cuerpo humano en desarrollo a conservar energía. Esto se puede traducir en brazos más cortos, según un estudio publicado por científicos en la revista Royal Society Open Science. Hombres y mujeres nepaleses nacidos y criados a 3.500 metros de altura son más propensos a tener antebrazos acortados. En comparación con personas de ascendencia similar de las áreas de tierras bajas.

Vivir en la altura

Curiosamente, las partes contiguas de la anatomía, la parte superior de los brazos y la mano, siguen siendo las mismas para ambos grupos. Un patrón similar fue descubierto en investigaciones anteriores entre niños peruanos. Refuerza la noción que las duras condiciones de las montañas son de alguna manera responsables.

«Fue interesante ver que ambos siguieron los mismos patrones de crecimiento», dijo Stephanie Payne, antropóloga biológica de la Universidad de Cambridge.

Los hallazgos plantean una serie de preguntas, comenzando con esta: ¿Qué tiene que ver una vida a gran altitud que hace que el cuerpo cambie de forma? «Es muy probable que sea una adaptación para mejorar el consumo de oxígeno», dijo Payne.

Por razones similares, los pueblos indígenas de los Himalayas y los Andes a menudo expanden la capacidad pulmonar y absorben más oxígeno. Aunque el aire contiene 21 por ciento de oxígeno en todas las altitudes, se siente como si hubiera menos en las montañas, debido a la menor presión de aire.

Altura y oxígeno

Utilizando la medida de «oxígeno efectivo», el nivel cae por debajo del 40 por ciento a 3.500 metros en comparación con el nivel del mar.

En las regiones de alta montaña, la baja disponibilidad de oxígeno resulta en una conversión ineficiente de los alimentos en energía, lo que significa que hay menos energía disponible para el crecimiento. Esto se vuelve especialmente cierto cuando se combina con una dieta pobre en nutrientes.

Pero, ¿qué posible ventaja hay para disminuir los antebrazos y las pantorrillas, que también tienden a acortarse entre las personas de las montañas? ¿Y por qué no otras partes del cuerpo?

«El cuerpo humano prioriza qué segmentos crecer cuando hay energía limitada disponible para el crecimiento, como a gran altura», dijo Payne.

«El crecimiento completo de la mano puede ser esencial para la destreza manual, mientras que la longitud del brazo es particularmente importante para la fuerza».

Pero un brazo inferior más corto es aparentemente algo con lo que los humanos podemos vivir. El mecanismo biológico exacto, sin embargo, sigue siendo un misterio.

«Podría estar relacionado con los cambios de temperatura o el flujo sanguíneo alterado por la extremidad durante el crecimiento. O las diferencias en la entrega de nutrientes entre los segmentos de las extremidades», dijo Payne.

Por qué los peruanos son las personas menos altas del mundo