Visita de Francisco a Chile, ¿la peor de su pontificado?