Vinos bolivianos, gran reseña publicada por The Washington Post

Vinos bolivianos, gran reseña publicada por The Washington Post. «Ahora podemos disfrutar de excelentes vinos de regiones que quizás nunca visitemos», afirma  el artículo. La globalización, en resumen.

Uvairenda Vineyards, hogar de 1750 Wines, en la ciudad de Samaipata

Vinos bolivianos

El autor del artículo es Dave McIntyre. A continuación algunos fragmentos de su reciente artículo sobre los vinos del país.

«El vino boliviano no debería ser una sorpresa si miras un mapa: el país continúa el arco norte de la cordillera de los Andes y las tierras de viñedos de las regiones argentinas de Mendoza, La Rioja y Salta. Y como Argentina y Chile, Bolivia comparte una historia española. Cuando los conquistadores llegaron en el siglo XVI, plantaron vides: Misión para el vino tinto y Moscatel de Alejandría para el blanco. El moscatel de Alejandría se convirtió en la base de singani, el aguardiente nacional de Bolivia. Similar a la grappa italiana. El singani es un digestivo delicioso y aromático.

Fue el Singani quien llevó a Ramón Escobar al vino boliviano. Escobar, funcionario del Servicio Exterior de Estados Unidos e hijo de inmigrantes de Bolivia, comenzó a importarlo hace cuatro años, en parte como un medio para mantener su conexión con la tierra de su familia después de la muerte de su abuela. El año pasado, su empresa, Chufly Imports, con sede en Arlington, Virginia, agregó dos bodegas bolivianas a su cartera. Y dos más se agregarán este año.

Conocí a Escobar recientemente en un desayuno en el Restaurante Kantutas en Wheaton, Maryland. Acababa de regresar de su puesto en la Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México para pasar una semana de vacaciones. Nos acompañaron su esposa, Samia Yakub, y sus dos hijos. Dos de sus socios en Chufly Imports, Tealye Long, que maneja el negocio en la costa este, y Carlie Steiner, copropietario del restaurante Himitsu en el distrito, también estaban allí.

Escobar describió cómo el negocio de importación coincidió con sus estudios de desarrollo económico internacional en la Universidad de Columbia y sus lazos familiares.

«Por cada 10 hectáreas plantadas de vides, 10 familias se levantan de la pobreza extrema», dijo. «Tenemos la oportunidad de ayudar a transformar la dirección de una región entera del país más pobre de América del Sur». Él y Long utilizan esa historia para ayudar a vender su singani, llamado Rujero. Y también sus vinos. «Vas a beber, de todos modos, ¿por qué no beber algo que apoya el desarrollo?»

Vinos de altura extrema

 

¿Y qué hay de esos vinos? Bolivia tiene solo unas 3 mil hectáreas de viñedos, casi todas a altitudes extremadamente altas. «Dicen que Bolivia comienza a hacer vino donde el resto del mundo se detiene», dijo Long. La altitud crea un clima semiárido con intensa luz del sol y noches frescas que ayudan a mantener los vinos frescos.

Tannat es la uva roja más importante de Bolivia. Pero a diferencia de los tannats de Uruguay, que tienden hacia lo rústico, estos son vibrantes y pulidos, con una complejidad impresionante.

Las ofrendas de Chufly incluyen vinos de Aranjuez, una de las bodegas más grandes de Bolivia, y una línea de Uvairenda llamada 1750, llamada así por la altitud del viñedo en metros.

El tannat Aranjuez es muy elegante de una manera clásica y se beneficia de pasar seis meses en barril. El tannat de 1750, hecho sin roble para que pueda expresar el terruño, es nervioso y vibrante. Estos son dos vinos deliciosos que tienen un sabor similar pero tienen un estilo dramáticamente diferente. Es fascinante probarlos uno al lado del otro.

Long confesó que después de trabajar para construir un nicho de mercado para Singani, se sentía inquieto ante la perspectiva de persuadir a la gente para comprar vinos de Bolivia. «A nuestra generación le encanta probar cosas nuevas», dijo, refiriéndose a la generación del milenio. Agregó que una «pequeña lista de vinos curada» puede atraer a los paladares aventureros. Por supuesto, ayuda cuando los vinos son tan buenos.

Steven Soderbergh reclama a Trump aprobación de su destilado Singani