Vinci Airports, inversión millonaria en 7 aeropuertos de Amazonía

Vinci Airports, inversión millonaria en 7 aeropuertos de Amazonía. Gigante francés de la construcción Vinci Airports ganó concesión de 7 aeropuertos en Amazonía, al norte de Brasil por treinta años con inversión de 200 millones de euros.

Vinci Airports Amazonía

Manaus, Tabatinga, Téfé, Cruzeiro do Sul, Porto Velho, Rio Branco, Boa Vista. Esta lista de 7 pueblos en el corazón de la Amazonía se dispersan en la selva más grande del mundo. En cualquier caso, convenció a la francesa Vinci Airports para plantar allí su bandera.

La filial de concesiones aeroportuarias del gigante francés de la construcción y las concesiones se adjudicó hace un año una concesión a 30 años de esos siete aeropuertos. Allí invertirá unos 200 millones de euros para mejorar la infraestructura, y «actualizarla» tras décadas de falta de inversión por parte de la antigua empresa pública Infraero.

Se trata de asegurar nada menos que “la reconciliación de los humanos y el planeta”, afirma sin rodeos el presidente de Vinci Airports, Nicolas Notebaert. Y esto jugando la carta de preservar el medio ambiente en una región hipersensible.

Con realidades muy diferentes, entre Manaus, una gran metrópolis, gran puerta de entrada a la selva amazónica, y su zona franca que la convierte en el tercer centro de carga más importante de Brasil, y lugares mucho más remotos como Tabatinga, en la frontera con Colombia, o Rio Branco, más al oeste, hacia Perú y Bolivia.

Contrastes

Realidades diferentes, pero un desafío común para Vinci Airports en la región amazónica: “Esta es una zona aislada, donde la movilidad aérea es vital. No vamos a dibujar líneas de TGV en el Amazonas, explica el gerente. Queremos movilidad, queremos preservar el planeta. Depende de nosotros resolver estas contradicciones”.

En el este del país, en la costa atlántica, el grupo francés que tiene la concesión del aeropuerto de Salvador, capital del Estado de Bahía, ha reducido un 30% sus emisiones de carbono en cuatro años gracias a la producción de energía solar y tratamiento de desechos. Vinci Airports apunta a un objetivo del 50% en 10 años.

Y pretende hacer lo mismo en la Amazonía. En ambos casos, en Salvador y en la Amazonía, el grupo francés ha obtenido financiación pública de los bancos regionales de desarrollo para modernizar los aeropuertos. Además, las autoridades federales acordaron pagar «indemnizaciones contractuales» por el impacto del Covid, a diferencia de Chile.

Concesiones

«El modelo de concesión brasileño funciona», dice Nicolas Notebaert, quien también preside Vinci Concessions. El grupo francés tiene 16 concesiones aeroportuarias en Latinoamérica, la mitad de las cuales están en Brasil. Está estudiando los próximos que llegarán al mercado, como el del aeropuerto de Congonhas para las líneas de cabotaje desde São Paulo.

Si se llevan a cabo, estas subastas no se realizarán hasta el próximo año, después de las elecciones presidenciales. En caso de alternancia, el dirigente francés cree que Brasil seguirá respetando los contratos. Dice que «no tiene miedo» de un posible regreso al poder del expresidente Lula, ahora favorito en las encuestas. Señaló que los primeros programas de concesión se lanzaron en Brasil, hace siete años, bajo un gobierno de izquierda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.