Triángulo del litio, lejos de la revolución de coches eléctricos. La región de América del Sur conocida como el Triángulo del litio está frenando la producción del metal mientras que los fabricantes de baterías lo necesitan desesperadamente.

Triángulo litio coches eléctricos

Conocida como la Arabia Saudita del litio, el Triángulo de Sudamérica alberga alrededor del 55 % de los depósitos conocidos del metal, un componente clave de las baterías de los coches eléctricos.

Pero, como experimentó recientemente el gigante chino de vehículos eléctricos BYD, aprovechar este recurso puede ser difícil. A principios de este año, luego de que BYD ganara un contrato con el gobierno de Chile para extraer litio, los residentes indígenas, preocupados por sus suministros de agua, salieron a las calles para exigir la cancelación de la licitación.

En junio, la Corte Suprema de Chile revocó la adjudicación del contrato al considerar que el gobierno no había consultado previamente a las poblaciones indígenas.

“Quieren producir cada vez más litio, pero el precio lo pagamos nosotros”, dice Lady Sandón, presidenta de uno de los dos caseríos de indígenas atacameños que interpusieron una demanda contra la subasta. Una portavoz de BYD se negó a comentar.

Bolivia, Chile y Argentina

Reveses similares están ocurriendo alrededor del llamado Triángulo de Litio, que cubre partes de Chile, Bolivia y Argentina. La producción se ha visto afectada por los gobiernos de izquierda que desean un mayor control sobre el mineral y una mayor participación en las ganancias, pero también por las preocupaciones ambientales y el aumento del activismo de las comunidades andinas locales que temen quedarse atrás mientras los forasteros se enriquecen.

A medida que la demanda se dispara y los precios del litio han aumentado un 750 % desde principios de 2021, los analistas de la industria temen que América del Sur obstaculice el crecimiento del mercado de vehículos eléctricos.

«Hoy, todos los principales fabricantes de automóviles se han vuelto eléctricos”, dice Brian Jaskula, un experto en litio del Servicio Geológico de Estados Unidos. Pero simplemente podríamos quedarnos sin litio».

Nacionalización

En Bolivia, el gobierno nacionalizó su industria del litio hace años y aún no ha producido cantidades significativas del metal. México, un jugador más pequeño, también nacionalizó recientemente el litio. En Argentina, la producción apenas comienza a despegar.

En Chile, donde el litio ya está bajo un estricto control, el nuevo gobierno de izquierda del presidente Gabriel Boric planea crear una empresa estatal de litio después de denunciar como errores las privatizaciones pasadas de materias primas. Una nueva constitución, si se aprueba en un referéndum en septiembre, fortalecería las normas ambientales y los derechos mineros indígenas.

“Es un recurso estratégico para la transición energética”, dijo la ministra de Minas de Chile, Marcela Hernando. Recientemente le dijo al congreso chileno que incluso si el gobierno carece de los conocimientos para extraer litio por sí mismo, insistiría en el control mayoritario de cualquier empresa conjunta con actores privados.

Hace unos años, Chile era el mayor productor mundial de litio, justo por delante de Australia en volumen. Pero si bien, desde 2016, Chile ha aumentado la producción de sus minas existentes en un 80 % a alrededor de 140 000 toneladas por año, no ha abierto una nueva mina en alrededor de 30 años. Ahora produce aproximadamente la mitad que Australia, que ha cuadriplicado su producción en los últimos cinco años, según el USGS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.