Tannat, la nueva joya de la agroindustria boliviana

Tannat, la nueva joya de la agroindustria boliviana

Cultivo

Hay una bodega en Bolivia que se precia de producir un vino Tannat de extraordinaria calidad, tal vez uno de los mejores del continente y hasta del mundo, según sus ejecutivos, luego de apenas dos décadas de cultivo de esa variedad de uva en tierras altas.

«La altitud sobre el nivel del mar y la latitud, con todo lo que implican, son los factores clave, a los que sumamos una pasión que no es solo familiar sino regional por esta industria», dijo a Sputnik Gerardo Aguirre, enólogo y jefe de exportaciones de la bodega Aranjuez, ubicada en Tarija (sur), capital del departamento homónimo al sur de Bolivia.

Esta marca es considerada introductora en Bolivia de la cepa Tannat, francesa de origen y con rango de producto de identidad de Uruguay, uno de sus mayores productores mundiales, que parece haber encontrado un nuevo hogar en los andes bolivianos.

En una industria de vinos todavía incipiente como la boliviana, los vinos Tannat han ganado rápidamente prestigio y popularidad desde que comenzaron a producirse localmente a principios de siglo y particularmente en el último quinquenio en que lograron reconocimiento internacional, también en Uruguay.

«Cuando una persona se expone a rayos ultravioletas, la piel produce pigmentos de protección. Igual, la planta de uva expuesta a rayos ultravioletas en condiciones de alta concentración en la altura envía pigmentos de color que generan en los frutos cáscaras más gruesas, más coloreadas, con taninos más suaves y mucho más resveratrol que en otras regiones», explicó Aguirre.

El resveratrol es un antioxidante poderoso a causa del cual se atribuye tradicionalmente a los vinos tintos sus atributos de estabilizante de la salud y de factor de longevidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here