Obispos de Bolivia buscan auditar elecciones presidenciales. Pidieron a los políticos en el que respeten la voluntad del pueblo y se ofrecieron a revisar los resultados de las recientes elecciones. No hablan de fraude.

Obispos de Bolivia

La conferencia de los obispos sugirió que la única forma de salir de la crisis política es que el gobierno, los partidos de oposición y los grupos de la sociedad civil realicen una «auditoría saludable» de la elección que determinará si fue justa.

O, en cambio, si se necesita una segunda vuelta entre Morales y su principal rival, Carlos Mesa.

El resultado no fue reconocido por los partidos de oposición del país y miles de bolivianos han salido a las calles todos los días para protestar por lo que consideran una elección fraudulenta.

Dos personas murieron y decenas resultaron heridas en enfrentamientos entre manifestantes y simpatizantes del gobierno.

Los obispos señalaron que esta auditoría debe evaluar qué leyes se infringieron antes de las elecciones y también si los votos se contaron correctamente. Los obispos también pidieron al gobierno y a los partidos de oposición que negocien cómo se podría realizar una auditoría y que acepten cumplir con sus resultados.

«Estamos buscando una manera pacífica de poner fin a esta crisis», dijo Carlos Cordero, asesor político de la conferencia de obispos bolivianos.

Morales dijo que su liderazgo se expandió gracias a los votos provenientes de áreas rurales donde su apoyo es fuerte. Pero la Organización de Estados Americanos, que estaba monitoreando las elecciones, dijo que el cambio en los patrones de votación era «difícil de justificar».

La Fundación Jubileo, una organización de investigación apoyada por la Iglesia Católica, hizo su propio recuento de los resultados con 1.000 voluntarios que monitorearon una muestra de 3.500 mesas de votación en todo el país. Se calculó que la diferencia entre ambos candidatos era del 5,5%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here