Nicanor Parra murió a los 103 años como guardián de la alta poesía