Mujeres indígenas de Bolivia rompen barreras vía montañismo

Mujeres indígenas de Bolivia rompen barreras vía montañismo. Grupo de mujeres indígenas de Bolivia rompen barreras y prejuicios a través del montañismo, fenómeno que trasciende la fronteras del país.

Bolivia mujeres indígenas montañismo

Un vendaval repentino ahoga el crujido de los pasos sobre el hielo y hace ondear las faldas en la gélida noche.

Diez mujeres indígenas aymaras suben lentamente por la ladera de una montaña boliviana con su traje tradicional como una declaración de su emancipación.

Las Cholitas Escaladoras de Bolivia Warmis es un grupo dedicado a hacer campaña por los derechos de las mujeres Indígenas a través del montañismo.

Cecilia Llusco, de 36 años, es hija de un guía de montaña y desde pequeña soñaba con escalar el nevado Huayna Potosí que se eleva a más de 6.000 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, durante muchos años se limitó a cocinar para otros montañeros y prepararles las mochilas.

Eso fue hasta que ella y varias otras mujeres rurales, incluidas algunas de sus hermanas, decidieron cambiar su destino.

“¿Por qué no podemos escalar montañas?” ella dijo que se preguntaron a sí mismos, mientras provocaban reacciones desdeñosas de algunos hombres.

“¿Qué hacen estas mujeres aquí, en la montaña?”, recuerda Llusco, aquellos comentarios.

Huayna Potosí

Siete años después de su expedición inicial, y luego de escalar casi una docena de picos en Bolivia, Perú y Argentina, abordan Huayna Potosí nuevamente en esta noche de invierno austral.

Y no se comprometieron con su estilo.

“Queríamos demostrar que las mujeres somos fuertes y valientes, que podemos hacerlo con nuestra ropa”, dijo Llusco, que lleva el pelo recogido en largas trenzas adornadas con lana marrón.

Discriminación

Siempre que pueden, y a menudo con la ayuda de fondos de ONG y empresas privadas, contratan una minivan para conducir dos horas desde sus hogares en El Alto, el satélite con vista a La Paz, hasta el muro de hielo que planean escalar.

Hay 14 miembros y cada vez que suben comparten un ‘aptapi’, un banquete en el que cada persona trae algo de comida para compartir.

Luego de descansar un par de horas en un refugio, las cholitas se levantan a las 11:00 de la noche y comienzan a vestirse con sus tradicionales faldas plisadas de colores, llamadas polleras.

El grupo de amas de casa, porteadores y guías turísticos, empiezan a escalar el glaciar a medianoche para llegar a la cima al amanecer.

Sobre su ropa de lana llevan el equipamiento típico del montañismo: Cascos, crampones, piolet, botas y polainas.

Pero en lugar de una mochila, llevan su equipo en un saco de tela tradicional colgado de sus hombros y atado alrededor del cuello.

“Ha habido mucha discriminación contra la mujer”, dijo Llusco, señalando que la tasa de feminicidios en Bolivia es la más alta de Sudamérica, según organismos internacionales.

Los pueblos indígenas, que constituyen casi la mitad de la población de Bolivia, han sido marginados durante mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.