México en pandemia, nacen estrellas en redes sociales

México en pandemia, nacen estrellas en redes sociales. La nueva generación de estrellas de las redes sociales e influencers millennials de México vieron sus vidas transformadas por el efecto pandemia.

México pandemia redes sociales

Herlanlly Rodríguez trabajaba como manicurista cuando la joven de 23 años se quedó sin trabajo debido a la depresión económica provocada por la pandemia. Comenzó a publicar videos satíricos en TikTok apuntando al machismo.

«Al principio solo quería una distracción», dijo Rodríguez, quien es conocida como Herly en las plataformas digitales, donde tiene 1.2 millones de seguidores, solo en TikTok.

De repente, miles de personas comenzaron a interactuar con ella gracias a su interpretación de «Tomás, el incrédulo» burlándose de los hombres para resaltar temas como la homofobia y la violencia de género en México.

«Es raro ver mujeres imitando a hombres en las redes sociales», dijo, para agregar que su objetivo no es ofender a nadie sino mostrar «comportamientos que perjudican a la sociedad».

Ha sido nominada a los premios MTV Millennial de este año que honran lo mejor de la música latina y el mundo digital de la generación millennial.

Impacto económico

La crisis económica desencadenada por Covid-19 ha asestado un golpe particularmente duro a las mujeres mexicanas, que ocupaban 1,5 millones de los 2,1 millones de empleos que se han perdido, según cifras oficiales.

«Fue un momento triste para mí porque no había trabajo. La gente realmente me animó», dijo Rodríguez.

Armando Maravilla tenía 200 seguidores en Twitter antes de la pandemia, pero luego de un hilo sobre plantas de interior, ganó más de 97.000 en un año, entre políticos y el actor Gael García Bernal.

El arquitecto paisajista mexicano comparte sus conocimientos para ayudar a las personas a desarrollar dedos verdes como una forma de terapia contra el impacto emocional de la crisis.

«Sentí que alguien necesitaba hablar sobre tener espacios verdes en casa. Habíamos estado encerrados durante dos meses y necesitábamos un refugio», dijo el hombre de 30 años.

Adquirió sus primeras plantas como estudiante universitario, algunas suculentas, pero murieron, dijo Maravilla.

“¡Me regañó mi abuela! Ahora es curioso que la gente me pida consejo, y la que más me pregunta cómo estoy es mi abuela”, dijo.

Andrea Ferrero y su compañero David Ayala recurrieron a la repostería para evitar el aburrimiento y la bancarrota durante la cuarentena.

Ahora tienen casi 38.000 seguidores en Instagram, donde ofrecen pasteles con decoraciones vintage.

Después de que la pandemia los dejó sin trabajo y sin dinero, trataron de aliviar la ansiedad del aislamiento cocinando.

«Empezamos a compartirlo con amigos. La gente empezó a verlo y nos pidieron que se lo vendiéramos», dijo Ayala, curadora de arte colombiana de 38 años.

Comenzaron el negocio con solo un pequeño horno tostador en su apartamento, dijo Ferrero.

«Apenas era lo suficientemente grande para dos galletas», dijo riendo la escultora peruana de 30 años mientras decoraba un pastel.

Ahora el negocio va tan bien que tienen once compañeros de trabajo que preparan 500 pedidos semanales de pasteles, galletas y tartas.

La pareja se mudó recientemente a una nueva cocina-estudio y planea abrir su propia tienda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here