Mes de la Pachamama, Bolivia y sus rituales ancestrales

Mes de la Pachamama, Bolivia y sus rituales ancestrales. En Bolivia se inició el domingo el mes dedicado a la Pachamama, o Madre Tierra, con rituales ancestrales y ofrendas para pedir una renovada prosperidad.

Pachamama Bolivia rituales

Agosto es el mes elegido para las ofrendas porque concluye la primera temporada agrícola en el mundo andino y, según las comunidades indígenas, en esta época del año la Madre Tierra “abre la boca” para alimentarse con ofrendas.

Algunas ofrendas se dan en hogares y negocios, pero también hay quienes las presentan en sitios considerados sagrados para los indígenas, como el Waraco Apacheta, en las afueras de El Alto, vecina a La Paz.

Decenas de personas llegaron allí en la madrugada con la intención de agradecer lo recibido y hacer nuevos pedidos a las deidades andinas.

Varios amautas, o sabios indígenas, esperaban para realizar rituales y oraciones en aymara y español, gritando a través de caracolas y cantando “jallalla” o “larga vida” en aymara.

Uno de los amautas, Mariano Condori, dijo a Efe que agosto ha sido durante mucho tiempo el momento en que la tierra “abre la boca” y es el momento oportuno para agradecerle.

“Cuando hacen la siembra en el campo, se hace el arado, se rompe la tierra y aparecen los sapos. Eso se llama ‘marani’ y todo eso lo adoramos. ‘Marani’ son los que dan fertilidad a la tierra y también la bendición a cada hombre o mujer que ofrece una mesa ”, narró Condori.

En agosto, la Pachamama recibe “con amor y voluntad” lo que se le ofrece, por lo que existe una antigua tradición de hacer estas ofrendas “para darle ánimo y coraje”, dijo a Efe el amauta y guía espiritual Víctor Mamani.

“Agradecemos a la madre naturaleza (y le pedimos) que mantenga alejadas todas estas enfermedades”, agregó Mamani.

Los principales ingredientes de la ofrenda son los dulces y los cuadrados de azúcar con varias imágenes en las que se cree que se desprende el destino de quien hace la ofrenda.

También incluyen wira k’oa, una planta medicinal sagrada que crece en la meseta andina, incienso, copal o resinas vegetales aromáticas y grasa de llama. Algunas ofrendas llevan fetos de llama o sullus; otros incluyen fruta.

En una hoja de papel, primero se rodea el wira k’oa con lana de colores y luego se agregan las otras ofrendas. Cuando se ensambla, se bendice con alcohol (vino o cerveza) y luego se coloca en una pira.

Las ofrendas deben reducirse a cenizas y, una vez enfriadas, se entierran o almacenan en una caja.

Waraco Apacheta es un lugar especial porque tiene “illa” o poder, y por eso los fieles van allí a pedir buena salud y prosperidad, dijo Condori.

También se entregan ofrendas en el sitio conocido como La Cumbre y los cerros Pajchiri y Lloco Lloco en el Altiplano de La Paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.