Los casos de las explosiones en Oruro se quedaron sin sospechosos

El último sospechoso que quedaba en la investigación sobre las explosiones en Oruro, que cobraron la vida de 12 personas durante Carnaval, se presentó voluntariamente ante la Policía y fue apartado del caso: la investigación, ahora, no tiene sospechosos.

Luego de las dos explosiones, la Policía detuvo a tres personas de quienes no se encontraron indicios de haber participado en el crimen. Días después, tras la publicación del identikit del nuevo sospechoso, el joven Marcelo Beltrán, se reconoció y se presentó en la Fuerza Anticrimen.

«Sería la misma persona buscada por el identikit que presentó la Policía. Era inédito que se presentara de forma voluntaria cuando no se encontró indicios de responsabilidad con explosión de la dinamita», dijo el fiscal departamental, Mario Rocha, según radio Fides Oruro.

Según   el funcionario del Ministerio Público,  Gutiérrez tiene parentesco familiar con una de las principales víctimas de la primera explosión, Ana Fernández, de 71 años, de la cual sería sobrino.

El presunto   autor es un músico y  dijo «que es inocente, que nada tiene que ver en el caso».  “Ya me presenté a la Policía y me tomaron la declaración correspondiente. Fuimos a mi casa y allanaron mi casa, verificaron y  no encontraron nada. Fueron la Fiscalía, la Policía y demás investigadores, no encontraron absolutamente nada, por eso me dejaron tranquilo en mi caso”, explicó Beltrán a la radio Erbol.

La primera explosión en Oruro sucedió el 10 de febrero y ocho personas perdieron la vida.  La segunda fue el martes 13, que dejó cuatro fallecidos.  Según la Policía, ambos hechos están conectados.

Más Noticias

Juan Gasparini y Massera juntos en la Bolivia de Banzer Suárez