La Biblia ante las creencias indígenas, una cuestión nacional para Bolivia. Con el tiempo, la relación simbiótica emerge a pesar del debate. Y los gestos entre católicos tradicionales con el sincretismo indígena tiende a crear nuevos diálogos.

Bolivia religión

Levantando una gran Biblia de cuero sobre su cabeza, la presidente interina de Bolivia emitió un mensaje enfático horas después que Evo Morales huyó como corolario del final de una presidencia de casi 14 años que celebró las creencias religiosas indígenas del país como nunca antes.

«La Biblia ha regresado al palacio», bramó Jeanine Añez mientras caminaba en medio de una horda de aliados y cámaras de medios de comunicación hacia el palacio presidencial donde Morales había desechado la Biblia de las ceremonias oficiales del gobierno y la reemplazó con actos en honor a la deidad terrestre andina llamada La Pachamama.

El senador evangélico conservador, de una región donde la gente a menudo se burla de las creencias de Pachamama, empujó la Biblia sobre su cabeza y mostró una sonrisa radiante.

Mientras que los bolivianos están profundamente divididos sobre el legado de Morales, su reemplazo, un abogado y líder de la oposición que quiere situar a la Biblia al frente y al centro en la vida pública, está reavivando divisiones raciales y de clase arraigadas en un momento de gran incertidumbre. Es que 6 de cada 10 bolivianos se identifican como descendientes de pueblos nativos.

«Es lo mismo que hace 500 años cuando llegaron los españoles y lo primero que mostraron a los indígenas fue la Biblia», dijo José Saravia, ingeniero civil y casado, padre de tres hijos de La Paz. «Me parece que lo mismo está sucediendo de nuevo».

Como muchos en Bolivia, Saravia es un católico practicante que teje las creencias de la Pachamama transmitidas por estos padres y abuelos. Alrededor de 8 de cada 10 en Bolivia son católicos, según las estimaciones más recientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here