Jon Hornbuckle, el hombre que más pájaros vió en el mundo y su paso por Bolivia

Jon Hornbuckle, el hombre que más pájaros vió en el mundo y su paso por Bolivia. Es el campeón de los observadores de aves. El «twitcher» británico logró lo casi imposible. Observar oficialmente más de 9.600 especies. Es la mayor cantidad que ha visto cualquier otro ser humano alguna vez. Estuvo en Bolivia.

Jon Hornbuckle

Hornbuckle era un implacable detective de observación de aves en busca de todas las piezas de un rompecabezas de siete continentes. Todos los registros están destinados a romperse, pero los observadores de aves en el futuro cercano pueden encontrar que es imposible destruirlo. El mundo está perdiendo rápidamente demasiado hábitat y demasiadas especies.

Admitió que pasó demasiado tiempo fuera del hogar y la familia para perseguir su sueño. Las enfermedades de la selva como la malaria, la leishmaniosis, la esquistosomiasis e incluso el divorcio serían parte del precio que tuvo que pagar por su sublime obsesión.

Reserva Beni

Su estudio de aves en la remota Reserva Beni de Bolivia ha logrado la categoría de mítico. Jon Hornbuckle integró el equipo pionero de Earthwatch de ornitólogos, botánicos, herpetólogos y entomólogos para adentrarse en el entonces desconocido, amorfo y cambiante archipiélago donde la Amazonia termina crípticamente.

El 19 de julio de 1994 Hornbuckle arribó a La Paz, «la ciudad que toca las nubes». A las 6 la temperatura estaba por debajo del punto de congelación. Respirar era notablemente más difícil. Un turista se desmayó y recibió oxígeno de los tanques a mano.

Hornbuckle alquiló un Suzuki 4×4 Samurai que demostraría ser adecuado para atravesar la Ruta de la Muerte, que serpentea peligrosamente desde la selva baja hasta los altos Andes a través de muchas zonas fascinantes de aves.

El camino de tierra de un solo carril y empinado estaba marcado por incontables camiones, autobuses y otros vehículos indestructibles que se habían ido fatalmente al borde de lo que entonces se consideraba la carretera más peligrosa del mundo. Hornbuckle condujo sin miedo.

En el camino, mientras observaba arrogantemente precipicios Hornbuckle se detenía a señalar caracaras de montaña, cotingas de cresta roja, lechuzas pigmeas andinas, corredores de árboles perlados y muchas otras especies exóticas.

En este entorno hostil, las personas necesitan ayudarse mutuamente para continuar por el camino. Hornbuckle sabía cómo sobrevivir con poco. Pero tenía un gusto por lo mejor. Así fue que compartió momentos con mujeres de Bolivia. Ellas cocinaron trucha fresca, pejerrey y llama junto con papas en docenas de variedades.

Llegó al Lago Titicaca. Tropezó con numerosas luminarias en ornitología: Susan Davis del Museo Americano de Historia Natural, Dave Willis de Londres, Robin Clarke y John O’Neill del Museo de Ciencias Naturales, el fotógrafo británico Rob Childs y el embajador británico Michael Jackson.

Hornbuckle vivió en Bolivia la emoción de la aventura salvaje. Un itinerario privilegiado en el mundo de la observación de aves.

Líneas de Nazca, descubren símbolos desconocidos para los peruanos