Gonzalo Sánchez de Lozada, por qué modificaría derecho civil norteamericano

Gonzalo Sánchez de Lozada, por qué modificaría derecho civil norteamericano. ¿Podría un veredicto histórico contra el ex presidente y ministro de defensa de Bolivia allanar el camino para casos futuros? Semanas después del veredicto en un caso emblemático de derechos humanos en Fort Lauderdale, Thomas Becker todavía está entusiasmado. «Esta es una victoria histórica», dijo el abogado. «Este caso muestra que una persona pobre y defiende los derechos humanos, la justicia y el cambio social, puede ganar».

Becker habla de la decisión del jurado de principios de abril en un juicio civil que ha impulsado significativamente el alcance de la ley de derechos humanos en EE. UU. contra funcionarios de gobiernos extranjeros.

Sánchez de Lozada, el principio de la tragedia

Los eventos comenzaron y se prolongaron durante tres semanas en 2003, con las familias de las personas asesinadas por el ejército boliviano durante un levantamiento en todo el país. Ellos testificaron contra el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y su ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín. El veredicto finalmente regresó el 3 de abril de 2018. El caso marca la primera vez que un ex jefe de estado fue obligado a enfrentar a sus acusadores en un tribunal estadounidense por abusos contra los derechos humanos.

La tragedia comenzó con una propuesta gubernamental para construir un oleoducto: el plan era aumentar las exportaciones de las inmensas reservas de gas natural del país sin litoral -en ese momento el segundo más grande de Sudamérica- canalizando el gas hacia Chile. En todo el país, gran parte de la población vio la propuesta como un ejemplo más de una larga y dolorosa historia de extranjeros que roban los recursos naturales y el territorio del país.

Las protestas fueron más intensas en las tierras altas, donde la ciudad es mayoritariamente indígena. El Alto bloqueó los alimentos y el combustible destinados a la ciudad de La Paz. El gobierno de coalición de Gonzalo Sánchez de Lozada, popularmente conocido como Goni, que había ganado su segundo mandato con la ayuda de asesores electorales del Partido Demócrata de Estados Unidos, declaró el estado de sitio y militarizó El Alto y las áreas circundantes.

Murieron alrededor de 60 personas murieron y más de 400 resultaron heridas, casi todas ellas personas de la clase trabajadora de origen indígena aymara. Los demandantes perdieron a alguien de su familia en el levantamiento. «A pesar que tomó 15 años nunca perdimos la esperanza de que pudiéramos obtener nuestro día en la corte», dijo Teófilo Baltazar, uno de los nueve demandantes. Su esposa  estaba embarazada de cinco meses cuando fue asesinada a tiros.

Felicidad Rosa Huanca Quispe preparaba el almuerzo para sus cinco hijos el 13 de octubre de 2003, cuando su padre de 69 años, Raúl Ramón, se dirigió a una tienda cercana para comprar un refresco. En el estrado de la corte de Fort Lauderdale comenzó a sollozar mientras le decía a la corte: «los militares le dispararon en dos lugares y lo mataron».

Algunos de los testimonios más condenatorios contra los dos hombres vinieron de un carpintero que estaba cumpliendo su servicio militar obligatorio en 2003. Edwin Aguilar Vargas dijo al tribunal que «sus comandantes ordenaron a los soldados disparar contra todo lo que se moviera».

Sentencia pionera

Las familias de las víctimas se llenaron de alegría cuando el jurado de diez personas emitió un veredicto de culpabilidad. «El jurado realmente nos escuchó», dijo Baltazar. «Me enorgullece que este caso sea un ejemplo para todo el mundo de que no importa cuán rico y poderoso sea usted. Nadie es intocable «.

Los asesinatos de 2003 rompieron con un patrón de protesta establecido desde hace mucho tiempo en Bolivia. Durante décadas la gente bloqueó calles y caminos en contra de una política del gobierno, deteniendo al país. Esto presionó al gobierno para negociar, a menudo con la asistencia de la iglesia católica. En un país que había sido gobernado por una pequeña élite blanca durante siglos, esta se convirtió en la forma aceptada en que la clase trabajadora, los indígenas y los pobres escucharon sus voces. Las masacres ocurrieron, pero fueron la excepción.

Para muchos bolivianos, el juicio de Florida trajo a la vida fantasmas desgarradores del pasado. «Nadie en este caso luchó más duro que las familias de las víctimas», dijo Becker, que trabaja como abogado de las familias. «Durante 15 años no tuvieron ningún cierre, pero con frecuencia me dijeron que estaban dispuestos a mantener sus heridas abiertas para que nadie tenga que sufrir lo que sufrieron».

El caso civil pionero se basó en la Ley de Protección de Víctimas de Torturas de los Estados Unidos, una de las leyes de derechos humanos más amplias del mundo. La TVPA creó la capacidad de llevar casos de ejecuciones extrajudiciales y torturas contra funcionarios extranjeros cuando los recursos se agotan en el país de origen de un demandante.

«El principio central detrás del litigio de TVPA», explica la profesora de derecho de Rutgers Camden, Beth Stephens, que trabajó en el caso, «es que todos los funcionarios del gobierno, sin importar qué tan altos sean sus cargos, pueden ser responsabilizados por violaciones a los derechos humanos».

El caso fue presentado por un consorcio de abogados de derechos humanos de Estados Unidos, incluida la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Harvard, donde Becker era estudiante. Conoció a uno de los abogados de las víctimas, Rogelio Mayta, en una cena de La Paz en 2005.

«Fue como combinar el agua con la sed en un momento providencial», recordó Mayta, cuyo equipo ya estaba explorando si presentar un caso civil en los EE. UU. traiga algo de justicia para las víctimas, dado, en palabras de Mayta, «la ineficiencia en el sistema de justicia boliviano». Becker regresó a Bolivia el próximo año para trabajar con la oficina de Mayta, cimentando su relación de trabajo y amistad.

Los asesinatos de 2003 rompieron con un patrón de protesta establecido desde hace mucho tiempo en Bolivia, donde, durante décadas, la gente bloqueó calles y caminos en contra de una política del gobierno, deteniendo al país. Esto presionó al gobierno para negociar, a menudo con la asistencia de la iglesia católica romana. En un país que había sido gobernado por una pequeña élite blanca durante siglos, esta se convirtió en la forma aceptada en que la clase trabajadora, los indígenas y los pobres escucharon sus voces. Las masacres ocurrieron, pero fueron la excepción.

Para muchos bolivianos, el juicio de Florida trajo a la vida fantasmas desgarradores del pasado. «Nadie en este caso luchó más duro que las familias de las víctimas», dijo Becker, que trabaja como abogado de las familias. «Durante 15 años no tuvieron ningún cierre, pero con frecuencia me dijeron que estaban dispuestos a mantener sus heridas abiertas para que nadie tenga que sufrir lo que sufrieron».

Leyes norteamericanas sobre derechos humanos

El caso civil pionero se basó en la Ley de Protección de Víctimas de Torturas de Estados Unidos, una de las leyes de derechos humanos más amplias del mundo. La TVPA creó la capacidad de llevar casos de ejecuciones extrajudiciales y torturas contra funcionarios extranjeros cuando los posibles recursos se agotan en el país de origen de un demandante.

«El principio central detrás del litigio de TVPA», explica la profesora de derecho de Rutgers Camden, Beth Stephens, que trabajó en el caso, «es que todos los funcionarios del gobierno, sin importar qué tan altos sean sus cargos, pueden ser responsabilizados por violaciones a los derechos humanos».

El caso fue presentado por un consorcio de abogados de derechos humanos de Estados Unidos, incluida la Clínica Internacional de Derechos Humanos, de la Facultad de Derecho de Harvard, donde Becker era estudiante. Conoció a uno de los abogados de las víctimas, Rogelio Mayta, en una cena de La Paz en 2005.

«Fue como combinar el agua con la sed en un momento providencial», recordó Mayta, cuyo equipo ya estaba explorando si presentar un caso civil en los EE. UU. llevara justicia para las víctimas, dado «la ineficiencia en el sistema de justicia boliviano». Becker regresó a Bolivia el próximo año para trabajar con la oficina de Mayta, cimentando su relación de trabajo y amistad.

En 2011, Mayta todavía representaba a las familias de las víctimas en el Tribunal Supremo de Bolivia cuando cinco ex oficiales del ejército y dos ex ministros del gabinete fueron condenados por su papel en los homicidios de 2003. Después de un juicio de dos años y medio, los generales recibieron sentencias de prisión de 10 a 15 años, y los ministros tres años.

Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín también fueron acusados ​​en ese caso, pero debido a que en ese momento la ley boliviana prohibía los juicios en ausencia y ambos eran residentes en EE. UU., ninguno fue procesado. El apoyo de Estados Unidos a los dos hombres se hizo explícito en 2007, cuando a Sánchez Berzaín se le concedió asilo político.

Final feliz

Le tomó al jurado seis días para llegar a una decisión. «El jurado encontró que los acusados ​​tenían ‘responsabilidad de mando’ por la conducta de los soldados», explicó Judith Chomsky, abogada afiliada al Centro de Derechos Constitucionales. «Esto requería que hubiera una relación superior-subordinada, que los acusados ​​sabían o debían haber sabido que era probable o no que la mala conducta ocurriera, y finalmente que no impidieron ni castigaron las irregularidades. El jurado reconoció la responsabilidad de la máxima autoridad del país a pesar de las muchas capas de autoridad en la cadena militar «.