Evo Morales y CFK, el populismo unido contra Macri

Evo Morales y CFK, el populismo unido contra Macri. Ahora Bolivia acusa al ex presidente argentino Mauricio Macri de colaborar con la destitución de Evo Morales, un plan que guiña el ojo a la ofensiva de CFK contra su rival político.

Evo Morales CFK Bolivia

El canciller boliviano, Rogelio Maita, denunció “una coordinación internacional para reprimir al pueblo boliviano”, que comparó con el Plan Cóndor que llevaron a cabo las dictaduras militares en los años setenta. Burdamente intentó involucrar al ex presidente de Argentina, Mauricio Macri.

Una comparación no solamente poco feliz, sino además falaz y engañosa, a la luz del rigor histórico. Una práctica habitual del populismo ineficaz en la región, con todo el pasado por delante antes que avanzar hacia la aventura del futuro.

Maita mostró a la prensa una nota de agradecimiento enviada el 13 de noviembre de 2019 por el entonces comandante de la Fuerza Aérea de Bolivia, General Gonzalo Terceros, al embajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez García, confirmando la recepción de 40.000 cartuchos 12/70 AT y un pequeño número de granadas de gas lacrimógeno.

El canciller consideró que esta munición fue utilizada por la policía y fuerzas militares en la “masacre de Sacaba”, ocurrida el 15 de noviembre, y en la “masacre de Senkata”, ocurrida el 17 de noviembre de 2019 en estos actos de represión contra los sectores que protestaban por el derrocamiento de Evo Morales. Nunca habló de fraude, ni tan siquiera de la inconstitucionalidad de la candidatura del ex presidente.

Resultados magros

Maita solicitó a la Fiscalía boliviana investigar quién pudo haber realizado una operación de coordinación de alcance internacional, quién pudo tener contactos con varios gobiernos latinoamericanos. También solicitó una investigación sobre cómo se borraron los registros del ingreso de este material y de los vuelos que lo trajeron.

Tal como el gobierno de Argentina, Bolivia, a falta de resultados exitosos en gestión (con o sin pandemia), sigue debatiendo el pasado.

La escasez de municiones para la Policía de entonces, esgrimida en plan que le cae de maravillas al relato de CFK en Buenos Auires, llevó a que, luego de los envíos desde Argentina y Ecuador, el ministro de Gobierno de Áñez, Arturo Murillo, comprara suministros policiales no letales a través de una empresa intermediaria en Miami.

Respuesta contundente

Desde Buenos Aires, la ex ministra de Seguridad de Mauricio Macri, Patricia Bullrich, desarmó la teoría de conspiración lanzada por el gobierno de Arce en Bolivia, en los siguientes términos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here