Con Lula fuera de juego el presidente Temer defiende reformas económicas en Brasil