Claudia Callizaya, artista de Bolivia reversiona la Mona Lisa. Rodeada de pequeñas casas con techo de paja y ovejas, Claudia Callizaya, de 32 años, da la última pincelada a nueva obra de arte: la versión Bolivia de la Mona Lisa.

Claudia Callizaya Bolivia Mona Lisa

Claudia Callizaya, de 32 años, ofrece su nueva obra de arte: una versión de la «Mona Lisa». como una mujer cholita al mejor estilo de Bolivia.

Su adaptación tiene la misma mirada firme que en el retrato de la obra maestra de Leonardo da Vinci y una nariz similar. Pero en su cabeza luce el bombín tradicional de las cholitas bolivianas y está envuelta en un colorido rebozo andino.

“Hay muchas mujeres en el mundo, con diferentes tipos de ropa. Soy Cholita y dije que la Mona Lisa tiene que ser una Cholita, como yo”, dijo Callizaya.

El amor de Callizaya por el arte comenzó cuando usó piedras de los campos cercanos a su casa para pintar. Ahora, la madre soltera de dos hijos, pinta sobre lienzo después de obtener un título universitario en bellas artes.

Las cholitas, generalmente mujeres indígenas aymaras o quechuas, generalmente provienen de comunidades agrícolas pobres y durante mucho tiempo han enfrentado la marginación en la nación andina, que tiene el porcentaje más alto de indígenas en América Latina.

Originalmente quería ser maestra, primero estudió educación en un colegio público en El Alto, pero encontró su vocación tomando clases de historia del arte donde aprendió sobre obras famosas como la escultura «Venus de Milo» y la Mona Lisa.

En el colegio se le ocurrió la idea de incorporar íconos famosos de la belleza femenina con las facciones y vestimenta de mujeres aymaras como ella.

Retrato

“Pinté a la Mona Lisa, con aretes, un sombrero de cholita y una manta, vistiendo a la Mona Lisa como una mujer andina”, dijo. El retrato presentaba tela de aguayo boliviano, un material multicolor que se usa a menudo para cargar a los bebés.

La familia de Callizaya acepta plenamente sus ambiciones.

“Cuando veo a mi hija dibujar y pintar, me siento muy feliz”, dijo Marcelina Mamani, su anciana madre. «Siempre lloré y le pedí a Dios que le diera este regalo».

Desde abril, Callizaya dejó la agricultura para trabajar a tiempo completo en el ministerio de cultura local y vendió una de sus dos pinturas de Cholita Mona Lisa en una exhibición estudiantil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.