Bolivia, inician camino democrático para reforma judicial

la voz bolivia

Bolivia, inician camino democrático para reforma judicial. Con respaldo de la Iglesia Católica de Bolivia lanzaron campaña de firmas para convocar a un referéndum para reforma judicial en el país.

la voz bolivia

Bolivia reforma judicial

Abogados y voluntarios en todo Bolivia lanzaron una campaña masiva de firmas para convocar a un referéndum sobre la reforma judicial, acción que cuenta con el apoyo de la Iglesia.

«¡Suficiente! Yo Firmo”, es el nombre de la campaña que busca recolectar 1,5 millones de ciudadanos en busca de una justicia sólida, no parcia y partidaria y que asegure equidad.

El Tribunal Supremo Electoral dispuso libros para la recolección de firmas, la cual se hará por 90 días de acuerdo a la ley.

“Ha llegado el momento de que todos los bolivianos seamos parte de esta cruzada para reformar este sistema de justicia”, dijo Juan del Granado, abogado y exalcalde de La Paz.

Por su parte, Monseñor Ricardo Santelas, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, explicó que la Iglesia Católica “está apoyando el referéndum en Bolivia y haciendo realidad la transformación de la justicia”.

MAS, oposición jurásica

El senador Luis Adolfo Flores, del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), calificó la campaña de “cuentos” y dijo que en la Asamblea Legislativa se iniciaría la preselección de candidatos para las elecciones judiciales, previstas para fin de año, a finales de marzo, otro paso en la serie de arbitrariedades que impone un gobierno que hace horas fue condenado por violaciones a los derechos humanos.

La reforma de la justicia es una de las demandas de la oposición y grupos cívicos críticos con el presidente Luis Arce y el solitario Evo Morales. Estos colectivos surgieron de cabildos convocados tras la detención del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

Camacho fue enviado a prisión el 30 de diciembre durante cuatro meses mientras es investigado por presunto terrorismo.

El gobernador de Santa Cruz, la región que es el motor económico de Bolivia, está acusado de alentar las protestas tras las fallidas elecciones de 2019 en las que el entonces presidente Evo Morales pretendía un cuarto mandato consecutivo y que la Organización de Estados Americanos (OEA) calificó de fraude.

Esto desató una crisis política y social que dejó 37 muertos y obligó a Morales a renunciar y huir del país.

Posteriormente, la entonces senadora opositora Jeanine Añez asumió la presidencia de manera interina. Áñez también fue encarcelada por presunto terrorismo y luego fue juzgada y condenada por ejercer ilegalmente el cargo.

Paralelamente, una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llegó al país para verificar avances en las recomendaciones de un grupo interdisciplinario de expertos sobre la crisis de 2019.

Los expertos culparon de esto a los gobiernos de Morales y Áñez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here