Bolivia, impacto de contrabando de vehículos en la economía. El contrabando de vehículos es un mal millonario que socava las economías tanto de Bolivia y Chile, con impacto sobre la formalidad.

Bolivia contrabando vehículos

El contrabando de vehículos es un problema en Bolivia pero también en Chile.

Entre enero y julio de este año fueron incautados 1.687 autos indocumentados. La gran mayoría de ellos se ubicaron en la región andina de Oruro (515) y La Paz (494), provocando una afectación cercana a los $35,5 millones, según cifras de la Aduana Nacional.

Los automovilistas que logran sortear los controles circulan principalmente por las localidades fronterizas bolivianas, muchos sin papeles de control y otros con documentos clonados.

En este contexto, se alzan las voces de personas que han adquirido estos vehículos, llamados “chutos” en Bolivia, y que piden amnistías para su nacionalización o regulación.

Chutos

Se desconoce el número exacto de autos chutos que circulan actualmente en el país del altiplano, aunque los cálculos más moderados hablan de 200.000 unidades. Sin embargo, el director general de la Cámara Boliviana del Automóvil (CAB), Luis Orlando Encinas, habla de 500 mil.

“No somos nosotros los directamente afectados por los importadores de chuto. Es un problema y una pena para todo el Estado boliviano”, dijo.

Según el empresario, cada año se importan legalmente entre 50.000 y 60.000 vehículos, por lo que una posible “nacionalización” de ese medio millón de coches ilegales equivaldría a importaciones durante una década.

Quienes pidieron amnistía para legalizar unos 200.000 vehículos indocumentados calcularon que el Estado boliviano recibiría por ello unos 280 millones de dólares.

Para Encinas, este monto no implica ninguna ventaja, dado que el país debe importar diésel y gasolina para cubrir su demanda interna. Este gasto podría llegar a $2 millones, y luego estos combustibles se venden a precios subsidiados por el estado.

Además, el empresariado privado de Bolivia y Chile señala que existe el concepto penal de “recepción”, que castiga a quienes venden o compran bienes robados.

Lucha estatal

Las acciones contra este delito se coordinan entre Aduanas y el Viceministerio de Lucha contra el Contrabando, creado en 2018 tras la muerte de dos militares en una emboscada de contrabandistas de vehículos.

El general Daniel Vargas, responsable de esta cartera, admitió que la extensión de la frontera entre Bolivia y sus cinco vecinos hace en ocasiones “muy difícil” cubrir los sectores por donde ingresan los “chuteros” o contrabandistas de vehículos.

Pese a ello, el “despliegue estratégico” de las fuerzas armadas en las fronteras permite llegar a los principales ejes del contrabando de automóviles, “teniendo como centro de gravedad la frontera con Chile”, aseguró Vargas.

Según el oficial, se han identificado dos formas de ingresar a estos autos. La primera es a través de puntos de control autorizados, utilizando documentación “gemela” o clonada, y la segunda a través de pasos ilegales.

“En algunos casos hay enfrentamientos, porque no se dejan sacar (los vehículos), y en muchos casos también hemos visto que usan armas de fuego, explosivos”, dijo el viceministro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.