Bolivia, Camino de la Muerte es refugio de vida silvestre. El llamado Camino de la Muerte  de Bolivia se convierte en un refugio para la vida silvestre, visibles gracias a cámaras especiales allí dispuestas.

Bolivia vida silvestre

Una carretera en Bolivia, abandonada, ahora rebosa de vida silvestre, lo que demuestra que los humanos solo necesitan retirarse para que la naturaleza regrese.

Durante años, el llamado Camino de la Muerte ofreció la única conexión entre La Paz, la capital más alta del mundo, y el norte de Bolivia.

Esta carretera muy transitada a través de las montañas alcanzó un estatus un tanto mítico por sus desniveles de 100 metros. En la década de 1990, tantas personas murieron en accidentes en la carretera que el Banco Interamericano de Desarrollo la describió como “la carretera más peligrosa del mundo”.

Eso comenzó a cambiar en 2007 cuando Bolivia construyó la carretera Cotapata-Santa Bárbara. Esta alternativa más segura finalmente redujo el tráfico en un 90 por ciento.

Ahora, 15 años después, el camino florece con la rica biodiversidad de animales del país. Un estudio de 2022 de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre encontró que la carretera anteriormente transitada estaba repleta de diferentes especies de mamíferos y aves.

Ecoturismo

Incluso antes de que apareciera este estudio se había convertido en un popular destino de ecoturismo.

La BBC profundizó en los misterios del camino en mayo pasado, destacando la cultura indígena y la vida silvestre que han reemplazado su temible reputación.

Durante el estudio, los biólogos instalaron 35 cámaras trampa a lo largo de 12 km de carretera. Las imágenes capturaron 16 especies de mamíferos medianos y grandes y 94 especies de aves silvestres.

Los animales más comunes incluyen la paloma codorniz de garganta blanca, un pequeño venado conocido como el corzo enano peruano, un pájaro parecido a un pollo llamado pava andina y el gato oncilla o gato tigre del norte.

“Las carreteras de cualquier tipo causan una variedad de efectos negativos, tanto directos como indirectos, en la vida animal”, señaló el estudio. Esto incluyó “un aumento en la contaminación química, el desplazamiento de especies, la muerte por autos y cambios en el comportamiento a medida que los animales son molestados por el ruido excesivo”.

El estudio ofrece más evidencia de que pequeños cambios pueden permitir que la naturaleza coexista con los humanos. Se ha vuelto cada vez más claro en los últimos años que agregar cruces de vida silvestre a las carreteras tiene un impacto enorme y positivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.