Arturo Murillo, el boliviano se declara culpable por soborno

Arturo Murillo, el boliviano se declara culpable por soborno. Ex funcionario de Añez en Bolivia, Arturo Murillo, aceptó ser culpable y aprovechar sobornos después de contrato con compañía en Tamarac.

Arturo Murillo culpable soborno

El exministro del Interior de Bolivia, Arturo Murillo, se declaró culpable en una corte federal el jueves por conspirar para lavar cientos de miles de dólares en sobornos de empresarios del sur de Florida. Estos, a cambio, pedían su ayuda para obtener un contrato de defensa, según los fiscales.

Los fiscales alegaron que Arturo Murillo, de 58 años, ayudó a una empresa con sede en Tamarac a obtener un contrato de 5,6 millones de dólares con el gobierno boliviano, entonces encabezado por la expresidenta interina Jeanine Áñez, para proporcionar gas lacrimógeno y otros equipos militares no letales.

Esa empresa era propiedad del empresario Bryan Berkman, quien se declaró culpable en el esquema junto con otros tres co-conspiradores: Luis Berkman, su padre, además de Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal y Philip Lichtenfeld.

Bravo Tactical Solutions

Si bien una denuncia penal federal no nombra a la empresa, los registros comerciales de Florida muestran que Bryan Berkman era el director ejecutivo de Bravo Tactical Solutions, LLC, que ahora figura como disuelta a partir de septiembre.

Luis Berkman figura como jefe de International Defense Group, una empresa activa también con sede en Tamarac.

Los fiscales alegaron que Berkman compró el gas lacrimógeno a una empresa brasileña por 3,3 millones de dólares antes de venderlo al gobierno boliviano. Parte de las ganancias ayudaron a los co-conspiradores a financiar los sobornos a Murillo.

Miami

Murillo lavó las ganancias a través del sistema bancario estadounidense, incluidas las cuentas en Miami, dijeron los fiscales federales.

En 2021, luego de su arresto, The Associated Press describió a Murillo como “una de las voces más francas del gobierno de Áñez” y entrevistó a un experto que lo llamó “la fuerza clave” detrás de su “represión”.

Áñez asumió el poder en noviembre de 2019 luego de que el presidente Evo Morales renunciara en medio de violentas protestas que disputaron su reelección.

Murillo enfrenta hasta una década en una prisión federal luego de declararse culpable de conspiración para cometer lavado de dinero.

Los funcionarios aún tienen que establecer una fecha de sentencia, según el Departamento de Justicia de EE. UU.

La oficina local de Investigaciones de Seguridad Nacional de Fort Lauderdale está investigando el caso, según el Departamento de Justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here