Zonas rurales, luego de 10 años aumenta la pobreza según FAO

Zonas rurales, luego de 10 años aumenta la pobreza según FAO. Por primera en una década creció la pobreza en zonas rurales de América Latina y el Caribe. FAO presentó informe en Semana de la Agricultura y la Alimentación.

Zonas rurales FAO

La primera edición del Panorama de la pobreza rural en América Latina y el Caribe advierte sobre un aumento histórico de la pobreza rural en la región, que ha aumentado en dos millones de personas entre 2014 y 2016, alcanzando a un total de 59 millones.

De 1990 a 2014, la pobreza rural en la región disminuyó en casi 20 por ciento, de 65 por ciento a 46 por ciento de la población. Pero entre 2014 y 2016, la pobreza y la pobreza extrema aumentaron en un dos por ciento a 48.6 por ciento y 22.5 por ciento respectivamente.

La última vez que la región experimentó un contratiempo de esta magnitud se explicó por los efectos de la crisis financiera internacional de 2008.

“Hemos sufrido un retroceso histórico, una reversión de las tendencias que muestra claramente que abandonamos nuestras zonas rurales” dijo Julio Berdegué, Representante Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Según el Panorama de la pobreza rural, una de las principales causas de los fenómenos migratorios involuntarios en la región es la desesperación y destrucción de las áreas rurales debido a la pobreza, la inseguridad y la vulnerabilidad ambiental.

El informe indica que el ingreso anual promedio de un trabajador del sector rural en América Latina fue de 363 dólares en 2015, menos de la mitad de los 804 obtenidos por los trabajadores urbanos en el mismo año.

En América Central, la mayoría de las personas que abandonan sus territorios de origen están huyendo de los municipios rurales, incluidos los pueblos pequeños y las ciudades con una población de menos de 100,000 habitantes. En Honduras, el 76% de los que abandonaron sus territorios provienen de 295 municipios rurales. En El Salvador, el 70% proviene de 257 municipios rurales, mientras que en Guatemala, el 61% de los emigrantes proviene de 325 municipios rurales.

“El éxodo rural irregular y precario es una prioridad social y política. “La solución es transformar las áreas rurales en lugares prósperos y socialmente cohesivos”, dijo Berdegué.

Según la FAO, eliminar la pobreza rural también es esencial para combatir actividades ilegales como el tráfico de drogas, el tráfico de personas, la tala ilegal y la minería, que están ganando terreno en la región.

El Panorama de la pobreza rural muestra que aunque solo el 18% de la población de la región vive en áreas rurales, representa el 29% de la población pobre de América Latina, o sea 59 millones de personas. Además, el 41% de las mujeres y hombres que sufren de pobreza extrema en la región viven en áreas rurales, es decir, 27 millones de personas.

“Las áreas rurales y rurales son esenciales para el crecimiento económico de los países, para el desarrollo de sus exportaciones y para el empleo de millones de personas. Aquí es donde están las raíces de los agronegocios, la fuerza impulsora detrás de “La innovación científica y tecnológica en la región, así como los miles de agricultores familiares que producen la mayoría de los alimentos para el consumo local”, dijo Berdegué.

El Panorama de la FAO destaca que algunos países hasta hace poco han tenido éxito en mejorar el bienestar rural. La tasa de pobreza rural en Brasil cayó a 29 por ciento en 2014 desde 71 por ciento en 1990; la de Bolivia cayó a 54% en 2013, en comparación con 79% en 1997; Chile aumentó de 39% a 7% al mismo tiempo. Colombia redujo su tasa de pobreza a 42% en 2014 desde 61% en 1991, mientras que entre 2000 y 2015 Ecuador redujo su tasa de pobreza a 27% desde 66% y Paraguay a 51% contra el 70%. Perú redujo su tasa de pobreza del 73% al 46%, de 1997 a 2014.

Deja un comentario