Wes Anderson cura muestra en Viena y rescata artesanía de Bolivia

Wes Anderson cura muestra en Viena y rescata artesanía de Bolivia. El Museo de Historia del Arte de Viena abrió su colección para que el cineasta realizara una exposición. En ella Anderson escogió obras de Bolivia.

Wes Anderson Bolivia

Fue en una fría mañana de enero de 2015: Jasper Sharp, curador del Museo de Historia del Arte de Viena, recibió una llamada de amigos. ¿Tendría tiempo y ganas de concertar una cita para desayunar?

Así Jasper Sharp entró en contacto por primera vez con el cineasta estadounidense Wes Anderson y su compañero, el diseñador y autor Juman Malouf. Eran los invitados sorpresa para la reunión del desayuno. Allí nació la idea de un experimento muy exitoso, que ahora se puede admirar en Viena.

“Invitamos a Wes a crear una nueva exposición desde la profundidad de las colecciones: bastante subjetiva”, afirma Sabine Haag, Directora General del Museo de Viena.

La exposición está montada sobre más de cuatro millones de artículos de las 14 colecciones del museo. Wes Anderson y Juman Malouf seleccionaron alrededor de 420 obras, que ahora despliegan su impacto único en las siete salas de exhibición del museo.

Por ejemplo, conviven un traje teatral verde hecho de seda shantung, usado por Erika Pluhar en Hedda Gabler, de Ibsen, en 1978, está al lado del retrato de la archiduquesa Maria Christierna, en una túnica verde que data de 1592: un color asombroso y una semejanza impactante.

O bien: en una pequeña vitrina montada al nivel de los ojos de un niño, se colocó una marioneta Inuit de 120 años junto a un pequeño par de modelos de raquetas de nieve y un par de mocasines de América del Norte a fines del siglo XX, con un mini par de sandalias de Bolivia que fueron hechas hace solo 30 años.

A continuación: un pez espinoso de madera rojizo de Bali antes de 1935 en una vitrina junto a una serpiente erecta pintada de madera del 2º milenio AC, de la época egipcia.

Y de nuevo, un efecto único. un ataúd de madera, pintado de una musaraña, de 20 centímetros de largo y 11 de altura, una tumba de la época faraónica cuatro siglos antes de Cristo.

Wes Anderson formula una “compilación no convencional”. Asombrosa y muy exitosa.

Deja un comentario