Tsiname, indígenas de Bolivia desafían las dietas “saludables”

Tsiname, indígenas de Bolivia desafían las dietas “saludables”. Desde el punto de vista de la salud del corazón, los Tsimane son un grupo modelo. En la Amazonia exhiben casi ninguna enfermedad cardíaca.

Tsiname

Hipertensión mínima, baja prevalencia de obesidad y niveles de colesterol relativamente saludables. Estos factores no parecen cambiar con la edad. También es mínima la incidencia de diabetes tipo 2. Lo que lleva a los científicos a considerar el papel de la dieta en la salud cardiovascular de los Tsimane. Y a cómo podría verse afectada con el tiempo a medida que la población se expone más a la globalización y las fuerzas del mercado.

Ahí es donde entran los antropólogos de la UC Santa Bárbara, Thomas Kraft y Michael Gurven. Son parte del Proyecto de Historia de Vida y Vida de Tsimane. Ellos realizaron el primer estudio sistemático que examina lo que el Tsimane consume regularmente. Y lo comparan con el de Moseten, una población vecina con un lenguaje y ascendencia similar, pero cuyos hábitos alimenticios y formas de vida se ven más afectados por fuerzas externas.

“Nuestro trabajo anterior demostró que los Tsimane tienen los corazones más sanos que se hayan estudiado, así que naturalmente hay mucho interés en comprender por qué y cómo”, dijo Michael Gurven, profesor de antropología en la Universidad de California en Santa Bárbara.

“El primer contendiente obvio es, ¿qué están comiendo? ¿Y están comiendo lo que creemos que es mejor para la salud del corazón? Realizamos un análisis detallado de la dieta Tsimane y luego lo comparamos con lo que comen típicamente los estadounidenses modernos y con las dietas que afirman ser saludables para el corazón”, continuó.

Estas dietas a menudo se promueven debido a los beneficios para la salud. La conexión con el Moseten es un beneficio adicional del estudio. Etnolingüisticamente y genéticamente muy similares a los Tsimane, los Moseten, un grupo aislado en Bolivia, son mucho más aculturados que los Tsimane.

“Proporcionan un pronóstico de cómo se verá la salud de Tsimane dentro de 20 años”, dijo Gurven. “Representan lo que les está pasando a muchas poblaciones indígenas a lo largo del tiempo. ¿Hasta qué punto los cambios en su dieta pueden aumentar las enfermedades cardíacas y diabetes?”

Los investigadores entrevistaron a 1.299 Tsimane y 229 Moseten varias veces sobre todo lo que habían comido o bebido en las últimas 24 horas. Proporcionaron un desglose detallado de la ingesta diaria de alimentos.

Dieta Tsimane

La dieta Tsimane alta en calorías se caracterizó por un alto consumo de carbohidratos y proteínas, y un bajo consumo de grasas. Además, los Tsimane no comen una gran variedad de alimentos, en relación con la dieta promedio de los Estados Unidos o la de los Moseten. Casi dos tercios de sus calorías se derivan de los carbohidratos complejos, en particular los plátanos y el arroz.

Otro 16 por ciento proviene de más de 40 especies de peces, y el 6 por ciento de caza silvestre. Sólo el 8 por ciento de la dieta provino de los mercados.

A pesar de la baja diversidad dietética, los investigadores encontraron poca evidencia de deficiencias de micronutrientes en la ingesta diaria de Tsimane. El calcio y algunas vitaminas escaseaban, pero la ingesta de potasio, magnesio y selenio, a menudo relacionado con la salud cardiovascular, superaba con creces los niveles promedios de EE. UU.

En las aldeas cercanas a las ciudades de mercado el consumo de aditivos alimentarios (manteca de cerdo, aceite, azúcar y sal) también ha aumentado significativamente. Los Moseten, observaron los investigadores, consumían sustancialmente más azúcar y aceite de cocina que los Tsimane.

La conclusión: una dieta rica en energía y rica en hidratos de carbono complejos se asocia con un bajo riesgo de enfermedad cardiovascular, al menos cuando se combina con un estilo de vida físicamente activo. Los adultos de Tsimane tienen un promedio de aproximadamente 17.000 pasos por día. Alejarse de una dieta rica en fibra y baja en grasa, sal y azúcar procesada representa un grave riesgo para la salud de las poblaciones en transición.

Deja un comentario