Población penitenciaria de Bolivia, legislación para mujeres en suspenso

Población penitenciaria de Bolivia, legislación para mujeres en suspenso. Reducción del número de mujeres encarceladas por delitos menores relacionados con drogas en Bolivia corre el riesgo de estancarse.

Población penitenciaria de Bolivia

Las reducciones de penas y las iniciativas de amnistía dirigidas a madres y cuidadoras, junto con programas de reducción de la pobreza, contribuyeron a una disminución del 84 por ciento en el número de mujeres encarceladas por delitos menores de drogas entre 2012 y 2017 en Bolivia. Esto según un informe de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA) y la Red de Información Andina (AIN).

Casi el 40 por ciento de las mujeres encarceladas en Bolivia están encarceladas por delitos de drogas de bajo nivel, como transportar pequeñas cantidades de drogas, según el informe. La mayoría vivía en la pobreza en el momento de su arresto.

La mayoría de ellas están acusados ​​en virtud de la ley de drogas de 1988 de Bolivia. La ley está “basada en una legislación muy estricta de arriba hacia abajo, como sentencias mínimas y largas obligatorias, así como la idea de que el encarcelamiento como castigo es la forma de lidiar con el tráfico o el consumo de drogas”, afirma Kathryn Ledebur, coautora del informe.

El informe se centra en un sector de la población boliviana, a menudo ignorado pero muy vulnerable: las mujeres que viven en la pobreza y que se ven obligadas a dedicarse al tráfico de drogas en el tercer mayor productor de coca del mundo, después de Colombia y Perú.

En una declaración de 2016, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) calificó la ley de “draconiana y punitiva”, y agregó que la ley agravaba la pobreza y servía como una afrenta a los derechos humanos, informó Página Siete.

El problema principal es que la legislación actual no distingue entre la gravedad del delito cometido, lo que resulta en una condena desproporcionada por delitos menores no violentos.

“No hay una escala apropiada”, dijo Ledebur. “Una persona con 30 gramos de marihuana podría estar en la cárcel por 10 a 25 años, sin embargo, la sentencia máxima por asesinato es de 30 años”.

Además, un “sistema público extremadamente insuficiente” significa que muchos esperan años en prisión antes de ir a juicio. Un aumento en el pequeño número de defensores públicos del país y las restricciones a la prisión preventiva ayudarían a reducir significativamente la población carcelaria.

Deja un comentario