Bolivia y el duro acuerdo por el acero con India

La risa ¿tiene motivos?