Pablo Solón, el boliviano promete polémica en su nuevo libro

Pablo Solón, el boliviano promete polémica en su nuevo libro. “El mundo que emerge” explora una tercera vía entre el capitalismo y la economía planificada. Algunas opiniones para redefinir la política en Bolivia.

Pablo Solón

Vivir Bien, decrecimiento, desglobalización, derechos a la tierra materna, eco-feminismo. ¿Son factibles estos enfoques? Pablo Solón opina sobre algunos aspectos de la realidad del país.

“Durante los últimos cuatro años, el Rally Dakar ha pasado por Bolivia, Perú y Argentina, sin ninguna oposición de las comunidades locales. El año pasado, el gobierno boliviano incluso pagó cuatro millones de dólares a los organizadores por la mitad del circuito para cruzar las tierras altas de Bolivia. ¡Qué absurdo, el Dakar no tiene nada que ver con la realidad boliviana de Vivir Bien!”

Pablo Solón se muestra indignado en su libro “El mundo que emerge”. Allí plantea las alternativas que pueden cambiarlo todo.

Con Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, el concepto de “vivir bien”, inspirado en la cosmovisión de los indígenas aymara y quechua, se incluyó en las constituciones de los dos países andinos.

Originalmente, implica un enfoque holístico del universo, supone que el tiempo es cíclico y no lineal y, sobre todo, cuestiona la noción de desarrollo como un proceso de modernización y crecimiento económico. Vivir bien significa concentrarse en todos los aspectos de la vida, no solo material, y también vivir bien juntos, comer bien, dormir bien, bailar bien.

Portada del reciente trabajo co-escrito del boliviano

Según el activista boliviano, también ex embajador ante las Naciones Unidas, institucionalizando el concepto, se lo ha pervertido. El gobierno boliviano ha renegociado los contratos con las compañías multinacionales de gas, cuyas ganancias se han reducido a la mitad, de 43% en 2005 a 22% en 2103.

De esta manera, aumentó sus ingresos, que crecieron de 673 millones de dólares a 5.459 millones durante el mismo período. Pero Bolivia se apoyó en la pereza del auge de las materias primas, no diversificó su economía y las principales actividades económicas quedaron en manos de algunas multinacionales: Petrobras y Repsol administran el 75% de la producción. de gas.

Capitalismo andino amazónico

Para Pablo Solón, lo mismo ocurre con los grandes terratenientes: la exportación de soja GM incluso ha aumentado, del 21% al 92% en la exportación de este grano, a pesar de que la intención original era prohibir por completo los OGM.

“El Vivir Bien se ha convertido en un modelo extractivista-populista. Ha dado paso a un capitalismo andino-amazónico que no tiene nada que ver con su concepción original”.

Paradójicamente, dice, la institucionalización de Vivir Bien ha debilitado a las comunidades indígenas, en lugar de fortalecerlas. Las ha corrompido y dividido. “En lugar de centrarse en el desarrollo basado en la comunidad y el empoderamiento desde abajo, el gobierno ha lanzado un plan de desarrollo centrado en el Estado. Hoy depende más que nunca de la exportación de hidrocarburos”, sostiene.

“Hay que decir que los gobiernos que intentaron tomar prestados modelos alternativos de desarrollo no recibieron ayuda, En Ecuador, el ex presidente Rafael Correa había prometido no deforestar el Parque Nacional Yasuní, muy rico en petróleo y también en biodiversidad, y recibió compensación financiera de la comunidad internacional. Se comprometió a dejar 856 millones de barriles de petróleo en el suelo, a cambio de 350 millones al año de los países desarrollados. En 2013, por falta de una compensación económica adecuada, declaró la muerte del proyecto ITT Yasuní y comenzó la exploración petrolera”.

El libro parte de una observación perturbadora: la de una crisis del sistema de una escala sin precedentes. Pide alternativas sistémicas al capitalismo para superar el productivismo, el extractivismo, el patriarcado y el antropocentrismo. Es parte de la Iniciativa para Alternativas Sistémicas apoyada por Lenten Action, Focus on the Global South, Attac France y Fundación Solón Bolivia. Además de Vivir Bien, explora otras vías: decadencia, bienes comunes, eco-feminismo, desglobalización y los derechos de la madre tierra.

Deja un comentario