Orquesta Sinfónica Juvenil de Chulumani, Bolivia tiene futuro

Orquesta Sinfónica Juvenil de Chulumani, Bolivia tiene futuro. Mariel Chura se unió a la orquesta a los 14 años. Ni siquiera sabía qué era una viola. Siete años después el instrumento le ha ofrecido escapar de las dificultades de la vida cotidiana en la mayor área productora de coca de Bolivia.

Orquesta Sinfónica Juvenil Bolivia

Según el director del grupo, Erik Castro, la Orquesta Sinfónica Juvenil de Chulumani ha ayudado a los adolescentes a evitar las trampas habituales de la región: el abuso de drogas y alcohol, la violencia y el drama familiar.

En cambio, aprenden la disciplina de la música clásica, forjan amistades duraderas y sueñan con una futura carrera en las artes.

Con ojos brillantes y delgados, Chura creció recogiendo hojas de coca en las tierras de sus padres en la región de Cocayapu, cerca de Chulumani en el valle de Yungas, a unos 120 kilómetros al este de la capital, La Paz.

Aficionada del compositor alemán barroco Georg Philipp Telemann, pero también de Vivaldi, Mozart y Bach, Chura dice que sueña con tocar en una orquesta sinfónica como la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, fundada en la década de 1970 por José Antonio Abreu, quien desarrolló la Programa educativo de música El Sistema.

No está sola: muchos de los 80 niños y jóvenes adultos en la Sinfónica de Chulumani esperan que su amor por la música pueda convertirse en una ocupación de por vida.

La incursión de Chura en la música no fue fácil.

Ella fue elegida por compañeros de clase. Los muchachos en el grupo fueron blanco de insultos homofóbicos para tocar en la orquesta.

A los 18 años, Chura utilizó sus ingresos de los campos de coca para comprar su propia viola.

Ahora, estudia ingeniería en la Universidad Superior de San Andrés en La Paz, donde vive durante la semana. Los fines de semana, ella va a su casa a enseñar viola a dos niños pequeños y continúa ensayando con sus compañeros miembros de la orquesta.

La Sinfonía de Chulumani da la bienvenida a niños de 4 a 22 años que esperan aprender sobre música e invertir en su futuro.

“La orquesta se ha convertido en un santuario, donde los niños vienen y sienten que están libres de esos problemas” que generalmente marcan la adolescencia, dijo Castro.

Al igual que otros niños bolivianos, estos jóvenes músicos “tienen muchos problemas sociales. En estos días, no solo son las drogas y el alcohol; también hay violencia, el problema del abandono familiar, la falta de afecto”, dijo.

“Hemos sido una especie de programa de prevención” contra el consumo de drogas y alcohol por defecto, dijo Castro, quien se ha convertido en un modelo a seguir para sus estudiantes de música.

La orquesta se fundó en 2011 con una combinación de apoyo de la ciudad de Chulumani y de organizaciones privadas.

Desde entonces, varios estudiantes han recibido becas para universidades en el país y en el extranjero, así como para los conservatorios en Perú y Costa Rica, dice Castro.

Deja un comentario