La Paz en cinco actividades imperdibles

La Paz en cinco actividades imperdibles. Por lo menos para el viajero y escritor Jill Macnab. El hizo un ránking de las cinco mejores cosas para hacer en La Paz. Y destacó que “no puedes dejar de notar que Bolivia aparece en casi todos los 10 principales países para visitar en los últimos dos años”.

En su nota aclara que “tenía dos días y medio para explorar La Paz y me enamoré completamente de ella. Con la altitud más alta de cualquier capital en el mundo, 3689 metros sobre el nivel del mar. Junto con calles empinadas en todas direcciones, puede tomar un tiempo que sus pulmones se ajusten. Pero merece la pena”.

El visitante pondera el paisaje, la gente, la comida y la cultura. Y luego explica las cinco mejores cosas que recomienda hacer en La Paz.

Recorrido en teleférico

Una de las mejores cosas que el actual presidente Evo Morales ha hecho por la ciudad es establecer un sistema de teleférico. Es la principal forma de transporte público.

Actualmente hay cinco líneas en operación, nombradas de forma muy simple con diferentes colores: rojo, verde, amarillo, naranja y azul, con los automóviles de cada línea representados en cada uno de ellos.

Recomiendo hacer un recorrido. Ayudará a orientarse en la ciudad. A llevarlo a lugares a los que probablemente no se aventuraría. Y aprenderá mucha historia y conocimiento local a lo largo del camino.

Con otras seis líneas de teleféricos para abrir en los próximos años, este es uno de los sistemas de transporte público más geniales del mundo.

Visite los mercados de El Alto

El Alto, a una altitud de 4095 metros, se asienta sobre La Paz. Y se convirtió en propia ciudad, separada de La Paz, hace 30 años. El aeropuerto se encuentra aquí, lo que lo convierte en el aeropuerto internacional más alto del mundo.

Y los mercados al aire libre que tienen lugar aquí todos los jueves y domingos son los más grandes de Sudamérica. Estos cubren un área de más de cinco kilómetros cuadrados. Se puede encontrar cualquier cosa. Desde comida hasta ropa, juguetes, productos electrónicos y animales. Si le robaron su teléfono móvil es muy probable que lo encuentre de nuevo en estos puestos del mercado.

El Alto es conocido por lugareños y turistas por igual como la “parte difícil de la ciudad”. Mientras que muchas personas se aventuran por sí mismas, muchos prefieren contratar un guía o unirse a una gira grupal para sentirse más seguros y ayudarlos a surcar el mercado.

Probar alimentos locales

Hay pocos lugares en el mundo donde encontrará una deliciosa comida de comida en la calle que puede llenarlo por menos de un dólar, mientras que en el camino, un restaurante de la parte superior sirve algunos de los mejores y más elogiados alimentos del mundo.

Alrededor de la ciudad encontrará puestos de comida callejera en todas partes, sirviendo exquisiteces locales. Platos hechos con maíz dulce, quinoa y frutas.

En cuanto a las bebidas, asegúrese de probar una ‘api’, que es como una versión fría y sin alcohol de vino caliente. Y un ‘Chuflay’, un espirituoso mezclado con limonada o ginger ale. Totalmente delicioso.

Noma es un restaurante de amplio reconocimiento que ganó el codiciado premio “Restaurante mundial del año” en tres oportunidades. Así que fue una sorpresa cuando el cofundador danés de Noma, Claus Meyer, decidió que su próxima aventura sería en La Paz.

Gustu, uno de los paraísos gastronómicos de La Paz.

Gustu cumple con todas las expectativas de servirle una de las mejores comidas que jamás haya probado. Todo está hecho con ingredientes de origen local por un personal que ha sido entrenado meticulosamente. Es una hazaña increíble de determinación y habilidad. Posible en un país que tiene muy poco conocimiento de la alta cocina.

Además, casi siempre puedes conseguir una mesa. Ya sea que vayas de alta gama o sea barato y alegre, la comida en Bolivia es uniformemente buena, con sabor y sabores que te dejan siempre queriendo más.

Mercado de brujas en La Paz.

Hay dos tipos diferentes de brujas en Bolivia; aquellas que obtienen sus poderes de sus antepasados y las que tienen un “momento” donde sus poderes pasan a primer plano sin indicaciones previas. Posees funciones ligeramente diferentes en la sociedad boliviana, pero como un extraño, una bruja no será muy diferente de las demás.

Dirígete al mercado de las brujas, una calle llena de puestos, en La Paz o El Alto para ver lugares muy especiales. Cómprate algún talismán protector o algunas maldiciones para entregar a los demás cuando llegues a casa. También puede hacer que lean su fortuna, donde la bruja usará hojas de coca para responder cualquier pregunta.

Es una visión fascinante de una cultura completamente diferente. Las cholitas luchan contra los titanes en La Paz. Es un truco turístico, pero es muy divertido. Las ‘cholitas’ son mujeres bolivianas vestidas con atuendos locales, con cabello largo y oscuro con trenzas gemelas, sombreros que desafían la gravedad y hermosos chales de colores tejidos.

Deja un comentario