Hoja de coca y por qué su cultivo es una solución de paz en Colombia

Hoja de coca y por qué su cultivo es una solución de paz en Colombia. La hoja de coca, la sustancia utilizada para fabricar cocaína, debería estar legalizada en Colombia para ayudar al proceso de paz y ayudar al crecimiento de la economía del país, según un nuevo informe.

Hoja de coca

El informe titulado “Industrialización de la coca: un camino hacia la innovación, el desarrollo y la paz en Colombia” fue publicado por la Open Society Foundation en EE. UU.

Es pionero en sus sugerencias al gobierno colombiano, que garantiza a los pequeños cultivadores de coca protección contra el enjuiciamiento, apoyando la investigación de las propiedades nutricionales de la coca y promoviendo el uso de la coca entre las comunidades indígenas.

A lo largo de los años, Colombia ha adoptado diversos enfoques en su actitud hacia la coca, desde liderar desde EE. UU. la erradicación forzosa mediante la fumigación de cultivos de coca hasta pagarles a los agricultores para que cambien a otros cultivos, como el cacao y el banano, que en realidad aumentaron la producción de coca. .

Dora Lucila Troyano Sánchez, una de las co autoras del informe, fue la primera persona en obtener un permiso para comprar legalmente, transportar y almacenar hojas de coca crudas para su transformación en bienes lícitos. Como fertilizantes y harina de coca para ser utilizados en investigación.

Hoja de coca en reciente informe

Los investigadores descubrieron que los fertilizantes orgánicos de coca y los productos de control de plagas son una tecnología “prometedora” de bajo costo y alta cantidad de nutrientes. Puede contribuir a la producción local de alimentos en áreas con malas condiciones del suelo y altos costos de alimentos.

“Tuvimos que estudiar la viabilidad de los mercados para vender coca. Tuvimos que ver cómo se podrían crear oportunidades para esta nueva economía. Cómo se podrían hacer fuentes alternativas de ingresos para complementar el dinero que los granjeros de coca habrían ganado al vender sus cultivos a grupos armados para el comercio ilícito “.

Varios países sudamericanos llevan mucho tiempo perdiendo la batalla contra la cocaína. Según el Banco Mundial, Colombia se encuentra entre los 10 países del mundo con los niveles más altos de desigualdad de ingresos. Las comunidades rurales en Colombia, como la comunidad cocalera, sufren de escasas oportunidades de empleo, capacitación e infraestructura.

Hoja de coca producto agrícola

Al considerar la coca como un producto agrícola con amplias oportunidades para transformar la coca en medicina natural, usos de la agroindustria y como un acuerdo nutricional, los cocaleros, que a menudo viven por debajo del umbral de la pobreza, recibirán medios legales para ganarse la vida, según el informe.

“Es importante que el mundo comprenda en las regiones del sur de los Andes de América Latina, como Bolivia, Colombia y Perú, las comunidades indígenas y campesinas han utilizado y comercializado la coca históricamente para diversos usos”, dice Herney Ruíz, cocalero de Cauca.

“Monetariamente, tradicionalmente y espiritualmente, la coca juega un papel importante en las comunidades andinas. No solo eso, sino que es extremadamente nutritivo y tiene muchos beneficios medicinales”, explica.

La coca no siempre ha sido sinónimo de narcotráfico. Una planta sagrada utilizada en las antiguas tradiciones indígenas, la hoja de coca ha sido masticada, elaborada y molturada durante casi 8 mil años por las comunidades en la región andina.

En 1961, la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas convirtió la hoja en una mercancía ilegal, declarando: “las partes deberán, en la medida de lo posible, hacer cumplir el desarraigo de todos los arbustos de coca que crecen silvestres. Destruirán los arbustos de coca si se cultivan ilegalmente “.

Colombia ha sufrido derramamiento de sangre en la guerra contra las drogas. La guerra civil de 50 años, aunque desencadenada por problemas políticos y socioeconómicos en las comunidades pobres, se vio exacerbada por la presencia de grupos de narcotraficantes. Más de 200 mil personas fueron asesinadas, mientras que seis millones han sido desplazados internamente. Un acuerdo de paz entre las fuerzas rebeldes y el gobierno se firmó en 2016.

David Restrepo, coautor del informe de Troyano Sánchez, desea enfatizar que el proceso de reforma de la coca no se trata de legalización. Sí en cambio está liderado por la propia definición de las necesidades de las comunidades rurales.

“Un proceso enfocado en el territorio, basado en el consenso y dirigido localmente ayudaría a fortalecer estas comunidades y daría como resultado un menor conflicto y violencia. Este enfoque proporcionaría a las comunidades la oportunidad de reforzar su organización local y estructuras de gobierno.

“Al fortalecer a los agricultores este tipo de proceso político ayuda a separar a los productores de coca del resto de la cadena de suministro de cocaína. Recordemos que tanto los grupos armados como los traficantes obtienen sus ganancias principalmente de la fabricación y envío de cocaína, no del cultivo de coca”, enseña.

Restrepo desea resaltar que los investigadores no son tan ingenuos como para pensar que la reforma de la coca podría proporcionar la respuesta para poner fin a la guerra contra las drogas.

Cultivos de coca ponen en riesgo zona de cafetales de calidad

Deja un comentario