Ejército boliviano compra helicópteros de China defectuosos

Ejército boliviano compra helicópteros de China defectuosos. Las naves han sufrido problemas de confiabilidad. Bolivia descubrió que sus H425 chinos recién ordenados tenían partes defectuosas. En Kenia, también.

Ejército boliviano

China es más que consciente de las connotaciones negativas que la etiqueta “Hecho en China” tiene en su equipo militar. China Military Online, la versión oficial en inglés del sitio de noticias militares de China, destacó que los helicópteros chinos diseñados antes de la década de 1980 eran en gran parte menos confiables que sus homólogos occidentales. La estrategia de clonación de China y la corrupción también dejaron a su industria aeronáutica rezagada.

Pero ya no es la década de 1980 y se han logrado avances hacia plataformas más competitivas. Después de más de una década de robo de tecnología y violaciones de patentes, pero también de reformas económicas en el sector de la aviación china, era solo cuestión de tiempo hasta que China comenzara a formar su propia base tecnológica.

A medida que China se desarrolla y comprende mejor su tecnología, se espera que sus sistemas sean más confiables. Los esfuerzos en la lucha contra la corrupción también han ayudado a minimizar el desarrollo imperfecto de las aeronaves. Con aviones más confiables, las exportaciones chinas tomarán una nueva dimensión.

Hoy China se ha hecho un nombre por sí misma como un proveedor de armas alternativas de Rusia y Estados Unidos. China ha podido crear un segmento de mercado relativamente pequeño pero en crecimiento para sí mismo. Sin embargo, la potencia está intentando reinventar la etiqueta “Hecho en China”.

A principios de este mes, la agencia de noticias china Xinhua informó que el helicóptero de ataque AVIC Z-19E de China está listo para la producción en serie. Diseñado para la exportación, se enfatizó que “ha sido sometido a un escrutinio profesional con respecto a las pruebas y ha pasado las verificaciones, demostrando que el modelo es capaz de ingresar a la fase de producción”.

Estas pruebas reflejan los esfuerzos de China por distanciarse de las connotaciones negativas de la etiqueta “Hecho en China”.

Deja un comentario