Demonios y fantasmas, el Halloween en Latinoamérica

Demonios y fantasmas, el Halloween en Latinoamérica. A medida que el capitalismo se extendió en América del Sur se explicó su miseria contando historias de demonios y fantasmas.

Demonios y fantasmas

En 1970, el antropólogo australiano Michael Taussig se instaló en “un pueblo pequeño y predominantemente negro de aproximadamente 11 mil habitantes”, en el Valle del Cauca en el oeste de Colombia. “Un pueblo sin aguas residuales o agua potable, presionado entre dos cadenas de los Andes”.

La intención era estudiar la abolición formal de la esclavitud, que había tenido lugar más de cien años antes. Pero lo que descubrió fue un modo capitalista de producción agraria, alarmantemente similar a las antiguas relaciones de esclavos, afirmándose rápidamente sobre la región.

Tres familias blancas habían asumido recientemente el control sobre miles de hectáreas, “consumiendo muchas de las parcelas de los campesinos de los alrededores, descendientes de esclavos africanos”, escribió Taussig en ese momento. “Todo esto era nuevo. Muy nuevo. El área estaba siendo proletarizada”.

Para Taussig era obvio que los trabajadores de la periferia del capitalismo global criticaban el sistema desde sus propias visiones del mundo. A medida que el capitalismo se extendió, dislocando a las personas de sus tierras ancestrales y aniquilando las prácticas económicas tradicionales, surgieron nuevas historias y rituales para ayudar a las personas a entender su alienación.

Taussig demostró que las “historias demoníacas” de los trabajadores de plantaciones colombianos y los mineros de estaño en Bolivia no eran los remanentes de un pasado prenacional, como creían muchos antropólogos, sino que se desarrollaron en respuesta a las enormes interrupciones sociales provocadas por la proletarización y el capital privado.

Para Halloween se apela a fragmentos de “El diablo y el fetichismo de los productos básicos en América del Sur” (1980), de Taussig, clásico de la antropología.

El diablo en el trabajo proletario

“De todo el trabajo en la región [el valle del Cauca], se considera que el trabajo asalariado en los agronegocios es el más arduo y menos deseable, incluso cuando el rendimiento diario en efectivo es alto. Sobre todo, es la humillación, el autoritarismo, lo que agita a los trabajadores, mientras que los grandes terratenientes y sus capataces se quejan de la intransigencia de los trabajadores y temen su violencia esporádica.

“Las personas de clase baja sienten que el trabajo de alguna manera se ha opuesto a la vida. “En la costa tenemos comida pero no dinero”, lloran los trabajadores inmigrantes de la costa del Pacífico. “Aquí tenemos dinero pero no comida”.

“Según la creencia generalizada entre los campesinos de esta región, los trabajadores masculinos de las plantaciones a veces hacen contratos secretos con el diablo para aumentar la productividad y, por ende, su salario. Además, se cree que el individuo que hace el contrato probablemente morirá prematuramente y con gran dolor. Mientras está vivo, no es más que un títere en manos del demonio, y el dinero obtenido de tal contrato es estéril. No puede servir como capital productivo, pero debe gastarse de inmediato en lo que se considera que son artículos de lujo para el consumidor, como ropa fina, licor, mantequilla.

“Invertir este dinero para producir más dinero, es decir, usarlo como capital, es invitar a la ruina. Si uno compra o alquila alguna tierra, la tierra no producirá. Si uno compra un lechón para engordar para el mercado, el animal enfermará y morirá. Además, se dice que la caña de azúcar cortada no volverá a crecer. La raíz morirá y la tierra de la plantación no se producirá hasta que sea exorcizada, arada y replantada.

“Se supone que el contrato debe realizarse en el secreto más profundo, individualmente, y con la ayuda de un hechicero. Se prepara una pequeña estatuilla antropomórfica, conocida como muñeco (muñeca), generalmente a partir de harina, y se lanzan hechizos. El trabajador de sexo masculino luego esconde la estatuilla en un punto estratégico en su lugar de trabajo. Si es un cortador de caña, por ejemplo, lo coloca en el extremo más alejado de las filas de caña que tiene que cortar y se abre camino hacia ella, a menudo cantando mientras corta su hilera. A veces, se dice una oración especial justo antes de comenzar el trabajo”.

Deja un comentario