Colonia de Manitoba, centro de flamante novela de la canadiense Miriam Toews

Colonia de Manitoba, centro de flamante novela de la canadiense Miriam Toews. Sumerge a los lectores en secuelas imaginarias de hechos reales que conmocionaron a una comunidad menonita boliviana.

Colonia de Manitoba

La novela “Women Talking” fue publicada hace una semana por Knopf Canada. El libro de 216 páginas, el octavo de la escritora, tiene como telón de fondo un escándalo de abuso sexual en la Colonia de Manitoba, ubicada al noreste de Santa Cruz en Bolivia.

Como explica Toews en el prólogo del libro, entre 2005 y 2009, más de 130 mujeres y niñas fueron violadas por hombres de la colonia que las drogaron inconscientemente con anestesia animal.

Aunque las víctimas fueron inicialmente llamadas mentirosas y adúlteras, y los crímenes atribuidos a demonios y fantasmas, en 2011 un tribunal de Bolivia condenó a ocho hombres y los sentenció a prisión. Sin embargo, el abuso en la colonia se informó recién en 2013.

La narrativa en primera persona de Toews coloca a los lectores en un granero en la ficticia colonia Molotschna, donde tres generaciones de mujeres de dos familias, Loewens y Friesens, pasan dos días debatiendo si dejar la colonia, quedarse y luchar contra sus abusadores. O no hacer nada.

Cada elección tiene implicaciones duras y duraderas para los matrimonios, los niños y las amistades de las mujeres. “No hay una decisión perfecta que estén tratando de tomar, no hay una elección perfecta, y todos ellos tienen mucho en juego”, declaró Miriam Toews.

“No es una crítica de la fe menonita, sino de la cultura de control que tan fácilmente puede surgir de este tipo de comunidades”, explicó.

Es una afirmación que también podría aplicarse a su carrera de escritora como un todo, que algunos creen que se basa demasiado a menudo en los aspectos negativos de comunidades cerradas.

“Siempre hay quienes prefieren que este tipo de cosas permanezcan ocultas, cubiertas, y que yo permanezca en silencio”, dijo Toews. “Pero eso no va a hacer ningún bien. No va a resolver los problemas que tenemos”.

Menonitas en Bolivia

La curación no puede prosperar en una cultura definida por el secreto, razonó. “Todas las diversas facciones de la iglesia menonita podemos unirnos y podemos hablar sobre estas cosas. Podemos hablar sobre los problemas dentro de nuestra comunidad”.

Mientras que Toews dijo que los ataques de la colonia la “horrorizaron”, también los reconoció como una manifestación extrema de los problemas sociales particulares que surgen en comunidades cerradas.

“Mi escritura es un reflejo de lo que está sucediendo en el mundo, y particularmente en mi comunidad menonita, que me importa profundamente”, dijo. “Podemos ver, desde un punto de vista sociológico, cómo pudieron haber ocurrido estos crímenes, y podemos hacer esos cambios”.

La novela consiste casi exclusivamente en diálogo. Toews dijo que era un “gran desafío” mantener la voz de cada mujer distinta y auténtica. Escuchar a estas mujeres hablando, eso es lo que les da vida”.

Deja un comentario