Brian Ballard, el lobbista clave para la expansión o no del Singani en EE.UU.

Brian Ballard, el lobbista clave para la expansión o no del Singani en EE.UU. El presidente de Ballard Partners ha sido contratado para batallar en la opinión pública y el gobierno para que el Singani sea aprobado como destilado original de Bolivia.

Brian Ballard

Ballard Partners lleva la disputa de Singani 63. Esta es una compañía de bebidas con sede en Nueva York que está tratando de popularizar el licor elaborado con uvas blancas en los altos valles bolivianos. Su dueño es el director de cine Steven Soderberg.

La empresa Ballard Partners, de la cual Brian Ballard es su presidente, está muy relacionada con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Incluso Brian Ballard presidió la organización “Trump Victory en Florida”, durante la campaña presidencial de 2016.

Es visto como uno de los pocos grupos de presión cercanos al presidente Donald Trump. Esos vínculos lo llevaron a expandir su empresa a Washington DC poco después de la toma de posesión de Trump.

La firma firmó rápidamente acuerdos con los principales clientes de Capitol Hill, como Amazon, Sprint y Uber. En los últimos 18 meses también se ha visto a la empresa entrar en acuerdos de cabildeo con nueve gobiernos extranjeros, incluidos República Dominicana, Qatar, las Maldivas, Turquía y, más recientemente, Malí.

El lunes Ballard Partners agregó otro cliente turco: Halk Bankasi. El banco, cuyo nombre se traduce como “el banco del pueblo”, es propiedad y está operado por el gobierno turco.

Halk Bankasi ha tenido algunos problemas últimamente. En enero, el presidente de operaciones internacionales del banco, Mehmet Hakan Atilla, fue condenado a 32 meses de prisión por un juez estadounidense después que fue condenado por ayudar a los iraníes a eludir las sanciones de Estados Unidos mediante el lavado de más de mil millones de dólares en ingresos petroleros. Los fiscales dicen que eso no fue suficiente: están apelando el fallo en un esfuerzo por mantener a Atilla encerrado por más tiempo.

Ese escándalo y otros problemas en las relaciones entre EE. UU. Y Turquía han provocado que las acciones de Halk Bankasi caigan en dos tercios durante el año pasado. En un esfuerzo por enderezar el barco, el banco turco recurrió a Ballard Partners para ejercer presión sobre cuestiones relacionadas con la “regulación de los servicios financieros por parte de los bancos extranjeros”.

Steven Soderbergh reclama a Trump aprobación de su destilado Singani

Deja un comentario