Bolivian Llama Party, quién es el magnate americano detrás de su compra

Bolivian Llama Party, quién es el magnate americano detrás de su compra. Alex, Patrick y David Oropeza abrieron BLP en 2012. Sirven comida boliviana moderna para el paladar más exigente de Nueva York.

Bolivian Llama Party

Stephen Ross ocupa la posición 205 entre las personas más rica del mundo. La cantidad de dinero que puede invertir en restaurantes y marcas es suficiente para financiar un gran crecimiento y cambio.

Parte de su imperio se concentra en RSE, que elige empresas para invertir y encontrar cadenas de restaurantes informales “exclusivas, únicas y escalables”, que tengan una gran rentabilidad.

“Solo invertimos en algo especial. Uno podría tener cualquier problema con cualquier concepto en el que estemos invirtiendo, pero sería difícil argumentar que no es especial”, dice el el CEO Matt Higgins.

En los últimos 10 años, el valor de muchos restaurantes que cotizan en bolsa, como Shake Shack y Chipotle, se ha más que duplicado. Estadísticas como esa, además del dinero de RSE y otras inversiones privadas, crean un punto de referencia para que otros inversionistas consideren y muestren que las marcas de alimentos aportan valor más allá de las ganancias.

Higgins dice que RSE en su forma actual tiene capacidad para 10 conceptos de restaurantes. Eso significa que quedan seis puestos en su lista: seis posibles empresarios o marcas que podrían crecer en ubicaciones con el dinero y las conexiones de RSE.

Bolivianos en la mira

Hay cientos de cadenas con marcas fuertes en todo el país que, en teoría, podrían calificar, según los intereses pasados ​​de RSE: Los Tacos No. 1, Cha Cha Matcha, Bolivian Llama Party, Arepa Factory y Joe’s Pizza, por nombrar algunos en Nueva York.

Él no ha dicho qué es lo que están mirando, pero siempre están mirando. “Siempre habrá otra cosa. Siempre habrá otro concepto. Siempre habrá otro sector que surgirá”, dice Higgins.

El dinero ha permitido expansiones drásticas, convirtiendo marcas locales de Nueva York en marcas nacionales. Bluestone Lane, por ejemplo, está apuntando a 60 ubicaciones desde sus actuales 30. Milk Bar lanzó un negocio de comercio electrónico que lo ha hecho disponible en todo el país.

Es toda lo necesario en la visión del magnate Stephen Ross. La empresa es financiada exclusivamente por Ross, que tiene un patrimonio neto de 7,6 mil millones de dólares y también es propietario del grupo de bienes raíces Related, el equipo de fútbol y estadio de los Miami Dolphins, y el gimnasio Equinox. Ahora, en esta etapa más nueva de su compañía, también se han convertido en actor principal en la industria de restaurantes.

Juntos, los dos hombres están moldeando en silencio quién está a la vanguardia de la moderna y rápida revolución de restaurantes informales. Lo están haciendo con la ayuda de otras empresas no alimentarias, una red de empresas que, en última instancia, redirecciona efectivo a una sola fuente: RSE.

Deja un comentario