Bolivia en The Washington Post, el cinismo de Morales

Bolivia en The Washington Post, el cinismo de Morales. No queda mucho de la ola de gobiernos de izquierda en América Latina. De una forma u otra, país tras país se ha vuelto al centro (Perú, Ecuador), a la derecha (Argentina, Chile) o incluso a la extrema derecha (Brasil). Evo Morales y sus deseos imperiales.

Bolivia The Washington Post

Como la alternancia en el poder entre ideologías opuestas se vuelve normal en América Latina por primera vez, solo un puñado de rezagados aguantan: Nicaragua y Venezuela, donde el autoritarismo de izquierda acabó con la democracia. Y Bolivia, donde la democracia está al borde del quiebre.

Bolivia siempre ha sido un caso especial. Exclusivamente como izquierda dura latinoamericana, su gobierno manejó las finanzas públicas con relativa prudencia. Mientras que los socialistas en Venezuela y Nicaragua destruyeron el nivel de vida de las personas, el gobierno del presidente Evo Morales ha llevado más de una década de estabilidad económica y alivio real de la pobreza.

Pero también ha enganchado la competencia económica con un conjunto de medidas autoritarias izquierdistas estándar: amontonar en los tribunales a sus compinches, ignorar cheques y balances, presidir una corrupción generalizada, hasta descarada.

Ahora, ignorando la voluntad de la gente expresada en las urnas, Morales está tratando de aferrarse al poder indefinidamente, creando una amenaza existencial para lo que queda de la democracia boliviana.

Para comprender cómo, debe saberse el papel que desempeñan los límites de los plazos en América Latina. En una región donde la presidencia siempre ha sido la institución política abrumadoramente dominante, los beneficios de la incumbencia están sobrealimentados.

Dado que los tribunales rara vez pueden proporcionar un control real sobre el poder presidencial, rara vez es posible competir de manera justa con un titular en busca de la reelección.

Capaces de movilizar recursos estatales, medios de comunicación y empleados en apoyo de sus ofertas de reelección, los titulares tienen ventajas. Es por eso que los límites de los plazos han demostrado ser necesarios para permitir una verdadera competencia electoral en la región. Sin ellos, los titulares tienen pocos problemas para aplastar a sus oponentes.

Resulta que la gente de Bolivia está de acuerdo con eso. En 2016, Morales convocó un referéndum para enmendar la constitución que él mismo había defendido para que pudiera postularse una vez más.

Pero Bolivia dijo que no. Una mayoría votó en contra de la candidatura de Morales por un cuarto mandato sin precedentes, una medida que seguramente habría consolidado su dominio indefinido del poder.

Sin desanimarse, Morales recurrió al Tribunal Constitucional, cuyos jueces nombró personalmente, para cambiar los resultados de un referéndum que él mismo convocó. Alegando que postularse para una elección es un derecho humano fundamental, sus jueces declararon que el referéndum era nulo, anulando a los 2.682.517 bolivianos que acababan de votar para mantener en vigencia los límites de los mandatos de su constitución.

Es difícil exagerar el cinismo del argumento de Morales. En un pasaje especialmente atroz, Morales citó los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos a favor de Leopoldo López, el preso político venezolano.

Sin sorprender a nadie, su corte supina se puso del lado de él. Si sus campañas de reelección anteriores son un indicio, Morales no escatimará esfuerzos para movilizar recursos estatales en apoyo de su candidatura, lo que le otorgará una enorme ventaja injusta que podría superar su creciente impopularidad en el hogar. La democracia boliviana podría tardar años en recuperarse.

Ahora el caso está pasando a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, donde se le pedirá a un panel de jueces internacionales que analicen la decisión sin sentido de la Corte Constitucional de Bolivia.

Para Jorge Quiroga, el ex presidente de centro-derecha de Bolivia que encabeza la oposición, la verdadera pregunta es si el sistema de la Corte Interamericana actuará “como un elegante y moderno hospital que solo realiza autopsias en democracias muertas, o como un verdadero hospital que interviene lo suficientemente temprano para salvar al paciente”.

Quiroga señaló durante una entrevista que, en los casos de Venezuela y Nicaragua, la Corte Interamericana sí aprobó decisiones firmes que reprendían a los gobiernos por excesos antidemocráticos, pero lo hizo demasiado tarde, luego de que las instituciones locales ya habían sido diezmadas.

Deja un comentario