Bolivia despierta al enoturismo con atractivos naturales

Bolivia despierta al enoturismo con atractivos naturales. El valle de Los Cintis, una de las tres regiones vinícolas de Bolivia, cubre el fondo de un cañón de roca roja de 80 kilómetros de largo con una cinta verde que deriva en vino.

Bolivia enoturismo

El 4 × 4 luchó para llegar a la trama empinada, con vistas a Villa Abecia. Bajo el sol de primavera, el viñedo de Manuel Daroca, 3 hectáreas llamado Cepas de mi abuelo, embalsea las higueras que lo bordean.

Al levantar la cabeza, los años cincuenta se refieren a las enredaderas cuyos racimos cuelgan a dos metros de altura. “Los instalé en una pérgola porque un pie produce tres veces más que la hilera y las frutas pueden disfrutar del sol todo el día, lo que hace que nuestro Moscatel de Alejandría sea tan dulce”, explica entusiasta el viticultor boliviano.

Desde estos viñedos el panorama es deslumbrante. Las uvas cultivadas en 300 hectáreas se benefician de condiciones excepcionales.

“Bolivia tiene terroirs únicos marcados por la altitud, que varían entre 1.600 y 2.800 metros, combinados con un fuerte sol, dan a una uva polifenoles muy concentrados y vinos con aromas pronunciados y un color intenso”, dice Carmen Buitrago, la única mujer sommelier en Bolivia, graduada de enología en Italia y descendiente de una larga lista de enólogos locales.

La vid en Bolivia es una historia familiar: hileras de más de un siglo, que se transmiten de generación en generación con los alambiques de lata de antaño.

El Valle de Cintis, a medio camino entre Potosí y Tarija, en el sur del país, se considera la cuna de la producción de vino boliviano. El saber hacer de la vinificación llegó en el siglo XVI con los religiosos que acompañaban a los conquistadores españoles y, desde entonces, Bolivia nunca ha dejado de producir singani, un aguardiente aromático basado en el Moscatel de Alejandría.

A medida que los vinos bolivianos ganan reconocimiento los enologos se están organizando para dar la bienvenida a los visitantes. “Los franceses están entre los más interesados”, señala Marcelo Vacaflores.

Productores de cuatro generaciones, los Vacaflores acaban de abrir en Camargo, una zona de degustación y ventas cerca de la iglesia del pueblo. Su vecina, Fabiana Buitrago, cuya familia fabrica el Singani San Remo, invita a la bodega más antigua de la zona, la Palca Grande, cuyas enormes paredes se remontan a 1670.

Fue construida por uno de sus antepasados. El edificio alberga antiguos barriles de madera y, ocasionalmente, comidas a la luz de las velas. A treinta minutos, el Parador Viña de Pereira, una casa de huéspedes propiedad de dos hermanas que han restaurado la finca familiar, ofrece, con su piscina, un alto nivel de calidad hasta ahora desconocido en este remoto valle.

“Todo esto no existía, aún quedan dos años “, dice Santos Romero, guía de Thaki Voyage, una de las pocas agencias de viajes francesas que ofrece estadías en la región.

Deja un comentario