Auge gastronómico en Bolivia, razones de una tendencia en alza

Auge gastronómico en Bolivia, razones de una tendencia en alza. El país atraviesa un auge. Busca modernizar y globalizar su cocina sin perder identidad. Tiene productos únicos y desconocidos.

Auge gastronómico Bolivia

Los chefs bolivianos tienen la misión de ofrecer lo mejor que el país tiene para ofrecer. Marcelo Sáenz, jefe de cocina de El Jardín de Asia, en La Paz, prepara un plato tradicional con un toque asiático.

En Bolivia, Huatia es un horno tradicional de pozo que cocina comida bajo tierra. Pero Marcelo está usando quinua molida en lugar de tierra real para obtener los sabores terrosos.

El plato que se sirve en este restaurante de alta gama que normalmente atrae a los turistas asiáticos.

“Hay un movimiento de personas a quienes les gusta viajar para probar diferentes comidas y ellos solo viajan para encontrar diferentes gustos”, dijo Sandra Doria Medina, propietaria de Jardín de Asia. “Aquí en La Paz está comenzando y hemos visto que tenemos que estar unidos para hacer que más personas vengan y prueben lo que tenemos”, dijo Marcelo.

En la ciudad ahora hay más opciones para los turistas que buscan saborear los sabores locales con opciones sin gluten y veganas. Entre ellos se encuentra el restaurante Ali Pacha, que en nativo aymara significa un universo de plantas.

“Siempre vimos que otros países u otros productores tienen el mejor producto de todos los tiempos, pero creo que ahora aceptamos que tenemos un producto increíble y que tenemos que dar un paso adelante en términos de abrir nuestra mente y ver las posibilidades”, dijo Sebastian Quiroga, dueño de Ali Pacha.

Movimiento gastronómico

Quiroga dijo que en el pasado la comida boliviana se comía en casa y que los mejores restaurantes servían cocina italiana o francesa. Pero ahora, un movimiento gastronómico de cosecha propia ha surgido orgánicamente.

A menudo es un signo de creciente orgullo nacional para una clase media más cómoda. Sucedió en Perú y ahora es el turno de Bolivia de tomar esos ingredientes y platos nativos y darles un nuevo giro a los nuevos paladares.

Pero el auge gastronómico de Bolivia fue impulsado por el galardonado restaurante Gustu, que abrió sus puertas hace cinco años.

Para asombro de todos, Gustu se propuso redefinir la cocina poco conocida de Bolivia, desde su meseta hasta su cuenca del Amazonas, además de renovar productos únicos como Royal Quinoa, aquí en sus variedades blanco, rojo y negro.

“Hubo un gran auge y rápidamente barrió nuestra comida y nuestros ingredientes aquí”, explica Pepe Zapata, chef del restaurante Ona. “Con la bendición de Dios, hay más personas involucradas en la producción. Es mucho más fácil tener acceso a los agricultores y tenemos la suerte de poder trabajar directamente con las personas que nos traen los productos. Esa es la mejor escuela de chef que podríamos tener”.

Deja un comentario