Agroforestería Dinámica, pruebas experimentales de Bolivia a Alemania

Agroforestería Dinámica, pruebas experimentales de Bolivia a Alemania. La asociación Naturefund está probando en campo cómo traducir un nuevo método de cultivo de América Latina en la agricultura alemana.

Agroforestería Dinámica

Bajo el peral crecen romero, lechuga, tomate y calabacín. Un arbusto de grosella espinosa crece junto con la salvia, acelga, berenjena, fresas y el maíz.

Aquí y allá florecen las flores entre las verduras. Para aquellos que están acostumbrados al orden estricto de la agricultura convencional, la colorida confusión del campo de prueba en la granja Erbenheim debe ser un horror.

Se quiere la confusión y es parte del concepto. La asociación Naturefund, con sede en Wiesbaden, ha estado experimentando con el método de cultivo “Agroforestería dinámica” en una hectárea de tierra cultivable.

“Combinamos diferentes plantas en un espacio pequeño”, explica la presidenta del club, Katja Wiese. El bosque sirve como un modelo a seguir. En un bosque sano crecen una variedad de plantas altas y bajas.
En la agrosilvicultura dinámica, los árboles frutales de larga vida están estrechamente relacionados con la misma pieza, que incluye aproximadamente la mitad de los cultivos y una cuarta parte de los mejoradores del suelo, como los guisantes o la mostaza y las plantas locales.

La base de esto es el antiguo conocimiento indígena, que ahora está siendo redescubierto. “Cuanto más denso, mejor”, dice Wiese, cuyo entusiasmo por el método de cultivo es contagioso.

Durante el verano, todo el personal de la oficina de la asociación se puso a rastrillar, deshierbar y sembrar. Herramienta muy importante: las tijeras. “Esa es la varita mágica”, dice Wiese. Para obtener suficiente luz en todas las plantas, las más grandes tienen que ser recortadas.

En Honduras, Bolivia y Madagascar, donde la asociación internacional de conservación está probando la “Agroforestería Dinámica” con socios locales, el método ya ha tenido éxito. “El rendimiento es una locura”, dice Wiese, quien está convencido que de esta manera se pueden multiplicar los rendimientos.

Para garantizar la seguridad alimentaria en tiempos de cambio climático, la Agroforestería Dinámica es una de las soluciones. En Bolivia, la cosecha en el primer año ya fue del 143 por ciento y en el segundo año el 210 por ciento del valor de referencia. Además, los agricultores no necesitan comprar fertilizantes o insecticidas; Así que tienen menores gastos y mayores ingresos.

Pero, ¿puede el concepto también ser transferido a Alemania? ¿Pueden los agricultores locales usar el método para cosechar grandes cantidades, incluso si usan máquinas en lugar de simples herramientas? ¿Funciona el método sin mucho trabajo manual en el campo?

“Para mí este es un intento de traer aspectos ecológicos a la agricultura normal”, dice el agricultor Ralf Schaab, en el campo experimental y coopera con Naturefund.

Las distancias entre las hileras jóvenes de árboles frutales, bajo las cuales se cultivan hortalizas, flores y hierbas, se eligieron tan grandes que Schaab puede conducir  cosechadoras y tractores.

Este año él cultiva calabazas entre las filas. Franjas de flores y alfalfa crecen a su lado. La agroforestería ciertamente no se puede aplicar individualmente a su cultivo casi natural en el huerto, dice. Pero el objetivo de Schaab es mejorar su forma de cultivar.

“Ahora tenemos más variedad en el campo y producimos más materia orgánica”, dice. “Y las abejas son alimentadas por más tiempo, porque siempre algo florece”.

Deja un comentario